Diorodeo, la colección crucero 2019 de Dior

Las escaramuzas son mujeres tradicionales mexicanas que siempre han reclamado su derecho a participar en la “charreada”.

Se trata de una práctica ecuestre en la que se realizan diversas rutinas desafiantes ante una multitud expectante, tal y como lo hacen los jinetes masculinos.

 

 

Las escaramuzas tienen cuerpos fuertes y esculpidos. Los visten con trajes que enfatizan su feminidad como faldas, bordados, prendas de colores brillantes, grandes sombreros y muchas flores. Maria Grazia Chiuri, directora artística de las colecciones femeninas de Dior, se ha inspirado en ellas para crear la nueva colección crucero 2019 de la Maison parisina presentada la pasada semana en la capital francesa.

Chiuri interpretó los elementos típicos de estas valientes mujeres, combinando la tradición y la libertad de una manera contemporánea y actual.

Faldas amplias y extravagantes combinadas con chaquetas ajustadas que acentúan la estrechez de la cintura, enfatizada con cinturones altos. Esta nueva colección se caracteriza por el uso de diferentes materiales. El clásico francés Toile de Jouy, tejido de algodón pintado o estampado, ha sido revisado y modernizado. Las escenas representadas en este tejido presentan animales salvajes, incluidos tigres y serpientes.

 

 

Destacó también el uso de encaje y botas de goma negras que contrastaron elementos más contemporáneos como faldas de tul transformadas y chaquetas. Pudimos ver tul en poderoso fuego y en tonos empolvados.

El poder de estas mujeres unidas y solidarias, evocando a los grupos femeninos de artesanía dedicados a la transmisión del savoir-faire artesanal en una forma de libertad creativa compartida, incitó a Maria Grazia Chiuri a reinterpretar una serie de materiales y técnicas típicos de su cultura.

Dior también presentó chaquetas de algodón japonés que se combinan con pantalones de varias formas y fadas culotte. Destacó, en concreto, las faldas cuyo plisado recordó al diseño Drags, un vestido de tarde de alta costura diseñado por Christian Dior para la colección primavera-verano 1948.

La propuesta se completó con camisas de hombre blancas o a rayas acompañadas por delgadas corbatas negras.

 

Chiara Ferragni, Sofía Sanchez de Betak, Jeanne Damas y Natalia Dyer. Invitadas de excepción al Desfile Crucero 2019 de Dior.

 

La colección también hace referencia a “La casa de los espíritus”, la primera novela de la escritora chilena Isabel Allende, con su retrato de personajes femeninos independientes.

Sombreros de paja de ala ancha, creados por Stephen Jones, se vistieron con vestidos blancos, bordados de acuerdo con los métodos tradicionales de costura y con incrustaciones de encaje.

Chantilly, una ciudad vinculada a la tradición del encaje, pero también a la gran tradición ecuestre francesa, proporciona un entorno simbólico para esta colección tan especial.

Un nuevo éxito para la Maison Dior, que nunca deja de sorprendernos.

Fuente e imágenes: Dior

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *