Yoga facial; lo más natural contra el envejecimiento

Una novedosa técnica puesta de moda por Meghan Markle

El director del nuevo centro de medicinas naturales Sanis Natura, Juan Manuel Medina, y las especialistas en Yoga, Pilar Caña y Cristina Caldeiro, nos explican las claves de la nueva técnica para tener un rostro perfecto, joven, sano, relajado y que gana la partida al tiempo de manera natural; el yoga facial.

¿Qué es el yoga facial? Una técnica actual basada en una serie de ejercicios o rutinas para tonificar y relajar los músculos de la cara, cráneo y cuello, de tal manera que se mantengan con un tono muscular adecuado, obteniendo asimismo una mejor irrigación sanguínea y unos rasgos faciales más atenuados y relajados.

¿Qué se consigue?

  • Al fortalecer los músculos faciales, los tensamos, y en consecuencia atenuamos los surcos y arrugas de nuestra cara.
  • Al mejorar el riego sanguíneo oxigenamos y nutrimos los tejidos, por lo que se mejorará el tono de la piel, su luminosidad y su calidad.
  • Si trabajamos los músculos faciales, los rasgos se suavizan, desaparecen las tensiones en el entrecejo, la frente y mandíbula.
  • Al incidir sobre los músculos estamos incidiendo también sobre la piel.

 

Meghan Markle practica esta técnica y los resultados son evidentes

 

La piel está unida a los músculos faciales, de tal forma que el estrés y las tensiones emocionales prolongadas producen adherencias en los tejidos, lo que provoca pérdida de elasticidad y mala irrigación sanguínea; se pierde tono, luminosidad y aparecen arrugas. Si tensamos y relajamos voluntariamente los músculos de la cara aprendemos a controlar nuestras expresiones faciales y a minimizar las líneas de expresión y arrugas.

Tenemos en nuestra cara más de 20 músculos dedicados a las expresiones faciales si sumamos los del cráneo tenemos unos 50. Muchos de ellos no los utilizamos y si un músculo no se utiliza, tiende a atrofiarse, pierde su tono y deja que la piel se relaje, es decir, que aparecen arrugas y signos de envejecimiento. Todas las técnicas específicas del yoga facial, tienen como objetivo el retrasar o incluso hacer retroceder el deterioro de los músculos faciales, ¡que son el sostén de la piel!

Motivos para incluirlo en la rutina de belleza y beneficios que tiene para la piel

 

Con el Yoga Facial se consiguen expresiones más suaves y naturales

 

  • Retrasamos el envejecimiento de nuestros músculos.
  • La piel recupera su elasticidad.
  • Nuestra piel está más luminosa, más oxigenada, más hidratada.
  • Nos mantiene unas expresiones faciales más suaves y naturales.
  • Moldeamos nuestros rasgos.
  • Disuelve tensiones faciales y craneales.
  • Rebaja las tensiones musculares de la cara y cráneo, efectivo en dolores de cabeza, cuello, mandíbula producidos por exceso de tensión.
  • La belleza está en el interior y se refleja en el exterior.
  • Tonifica toda la musculatura facial, reafirma los tejidos.
  • Mejora la irrigación sanguínea, lo que significa que generamos más colágeno, más nutrición y oxigenación de los tejidos.
  • Limpia las células y elimina impurezas -efecto drenante-.
  • Alisa las arrugas existentes, redensifica la piel y aporta volumen muscular a la cara.
  • Aumenta la regeneración de las células cutáneas.
  • Reaviva la mirada.
  • Combate el descolgamiento de parpados y las ojeras.

El yoga facial induce a un estado de relajación mental y de equilibrio psíquico. Además, ayuda a reducir el estrés y el insomnio -asociado muchas veces al mismo-. También el masaje facial ayuda a devolver a nuestra mente el equilibrio emocional.

¿Te faltan motivos para empezar a practicarlo?

 

Imágenes: Sanis Natura 

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *