¡Trucos de playa para ponerte en forma!

¿No has llegado a tus objetivos durante la operación bikini? ¿Te ha inundado, de pleno, el verano y te has quedado sin la oportunidad de tener ese cuerpo que deseabas? Nada está perdido, no tires la toalla porque ¡hasta en verano se puede!

Si lo que más quieres es tener un cuerpo fibrado, la playa es el mejor lugar para conseguirlo. ¡Aún saldrás ganando y todo! Solo necesitas tener las pilas cargadas y llenarte de motivación. Se trata de uno de los lugares naturales que más cansan a la hora de hacer deporte. Así que preparadas, listas, allá vamos…

Ya habrás oído lo sencillo que es hacer ejercicio tú sola sobre la arena. Solo basta con largas caminatas con los pies descalzos. Eso sí, tampoco te mates, puesto que podrías hacerte polvo los ligamentos. El truco está en equilibrar tus paseos con un chapuzón en el agua.

Y allí dentro, donde nadie te vea, poder hacer tus ejercicios de fitness, bajo el agua salada del mar, tan curativa y con tantos nutrientes para tu piel y tu cuerpo. Tu organismo agradecerá una buena dosis de playa. El sol, el ejercicio y una limonada en la tumbona te van a sentar fenomenal.

Dentro del agua conseguirás tonificar el doble, gracias al peso del agua sobre ti. ¿Quieres tonificar piernas? Dale a las patadas. Laterales, hacia adelante y hacia atrás. Si tu objetivo es la chicha que cae del brazo, simula que tienes pesas en tus manos y mueve los brazos de arriba a abajo y de un lado a otro.

¿Y los abdominales? Tranquila, no existen ejercicios específicos, puesto que ya la fuerza que haces para estar en equilibrio dentro del agua, es más que suficiente para entrenarlos.

Y ahora, ¡vámonos otra vez fuera del agua! Como te decíamos, los paseos por la arena son una de las gozadas del fitness en la playa, pero también puedes montar tus propios ejericios. ¿Cómo cuáles? Ponte de puntillas sin apoyar los talones al bajar, así nuestros gemelos trabajarán el doble.

Del mismo modo, las sentadillas son uno de esos ejercicios que más beneficios tiene. Y con el que trabajarás, prácticamente, todo el cuerpo.

Aunque si lo que quieres es no parar de moverte, practica uno de los tantos deportes que pueden hacerse en la playa, desde el voley hasta el fútbol, incluso ¡jugar con las palas!

Aprovecha cada jornada. Disfruta del sol, del mar y de esas preciosas vistas mediterráneas.

Imagen: Lenita.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *