Rutinas de entrenamiento durante el embarazo

El embarazo es una etapa delicada en la que plantearse hacer ejercicio es un asunto complicado. No se está en las condiciones óptimas para hacer realizar esfuerzos excesivos. Pero eso no significa que no pueda practicarse deporte de forma moderada. Se puede seguir una rutina de ejercicio, siempre con cabeza y teniendo en cuenta el estado en el que nos encontramos.

Si eres una amante del deporte, no debes renunciar a él mientras estés embarazada -aunque algunas disciplinas son más recomendables que otras-. A pesar de que no es la mejor situación para practicarlo, puedes seguir entrenando e incluso evolucionado físicamente. “Poquito a poquito, suave suavecito”.

El embarazo es una buena oportunidad para fortalecer determinadas zonas, como los músculos de la cadera, aductores e isquiotibiales, que son importantes a la hora de dar a luz. Mantener una buena forma física puede traerte muchos beneficios, incluso durante el embarazo. Si aplicas una rutina adecuada de ejercicios, los músculos involucrados estarán fortalecidos para soportar muchísimo más el dolor y la pesadez física.

 

 

Hay una serie de ejercicios que harán que tu recuperación post parto sea mucho más llevadero. Además, si no sueles practicar ejercicio, también es un buen momento para empezar a probarlos. El yoga, pilates, aquafitness, gimansia para embarazadas y clases de entrenamiento personal, son buenas opciones para estar en forma durante tu embarazo. Pero no son ejercicios exclusivos para mujeres embarazadas. Otra opción es la natación, que tiene muchos beneficios. En muchos clubs de natación hay programas adaptados para mujeres embarazadas.

El hecho de que estés activa durante el embarazo te asegurará que tengas una buena circulación sanguínea. Además, te ayudará a reducir el riesgo de padecer de diabetes gestacional y sufrir tensión arterial alta. También reforzarás los músculos pélvicos y prevendrás dolores de espalda.

Durante el primer trimestre de embarazo, probablemente sea cuando menos ganas tengas de hacer ejercicio. Puede que la sensación de cansancio se vaya apoderando de ti poco a poco. No worries. Para empezar, puedes salir a caminar unos 30 minutos al día e ir incrementando los minutos de ejercicio a medida que tu cuerpo vaya respondiendo de forma favorable. A partir del segundo trimestre del embarazo, te sentirás más enérgica y desearás hacer muchas cosas. Pero sin forzar. Apúntate a todo lo que te apetezca y tengas ganas de probar.

Haz lo que sientas y no te olvides de la importancia de escuchar a tu cuerpo.

Imágenes: Pinterest

 

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *