Nacidas para resistir

A muchos nos cuesta activarnos a la hora de hacer ejercicio o de entrenar. Cualquier excusa es buena: no tengo tiempo, vengo cansada del trabajo, de los niños, no puedo pagar un gimnasio, me canso a los 2 minutos de hacer algo… Está claro que cada persona tiene una genética y una predisposición a la hora de hacer las cosas. Hay gente que tiene más capacidad de esfuerzo que otras. Y eso no es ni bueno ni malo.

Es como el que es más alegre o más parlanchín. Son rasgos de cada uno, que podemos potenciar a lo largo de nuestra vida pero que de alguna forma u otra hemos heredado. Ahora bien, todo esto no quiere decir que la persona que cree que no está hecha para el deporte tenga la excusa perfecta para no hacer nada y “dejarse” físicamente, y más cuando todos, a estas alturas de la vida sabemos lo importante que es hacer algo de deporte.

Cálzate las deportivas y ¡A ponerse en forma!Nuestra herramienta es nuestro cuerpo. Y el cuerpo es una máquina perfecta. Funciona a las mil maravillas sobretodo si sabemos como utilizarla. Y el cuerpo, nuestra máquina, es la misma para todos. Algunos tenemos algunas  prestaciones más que no otros cuerpos, a otros nos costará más conseguir según que objetivos, pero en definitiva todos estamos diseñados para movernos, para desplazarnos. La posición de nuestra caja torácica, la posición de los pies, la forma de andar, de ir erguidas, el hecho de ir perdiendo el vello corporal (eso nos permite sudar y continuar nuestra actividad física sin tener que parar para transpirar), todo ello, nos permite desplazarnos de una  forma eficaz y continuada. Y gracias a eso el ser humano ha podido cultivar una capacidad física que a menudo tenemos olvidada o bien pensamos que nosotros simplemente no tenemos dicha capacidad nada desarrollada. Hablamos de la resistencia.

Si alguna capacidad tenemos, es precisamente la de resistir. Más despacio o más rápido, pero somos capaces de resistir. De hecho hemos evolucionado gracias a esta capacidad. Si hacemos una carrera de 1 km contra un caballo, el caballo nos ganaría seguro, pero si hiciéramos una carrera de 40 kms, ganaríamos nosotros. El caballo tendría que parar en algún momento, sacaría la lengua para poder transpirar, se terminaría fatigando, tendría que comer en algún momento y a lo mejor ni llegaría a hacer los 40 kms sin desmayarse antes. Nosotros no, podríamos ir combinando el correr con el caminar (cada uno dentro de sus posibilidades), procurando hidratarnos de vez en cuando, y terminaríamos haciendo los 40 kms antes que el caballo. Así hemos evolucionado. El hombre ancestral no era ni el más fuerte, ni el más rápido, ni el que tenía más agallas, pero llegó a sobrevivir y se erigió como la especie dominante. ¿Cómo lo hizo? Resistiendo. Cazaba a sus presas gracias a la resistencia. Las perseguía, a lo mejor 1 o 2 kms por detrás de ellas, seguía su rastro, sus pisadas, su olor,  caminando, corriendo… hasta que su presa al cabo de las horas, incluso días, caía extenuada y víctima de ese hombre que pocas armas tenía aparte de la de resistir y resistir.

Y eso lo hemos heredado. En mayor o menor proporción todos tenemos esta capacidad y simplemente se trata de trabajarla un poco.

Y hacerlo es más fácil de lo que creemos y podemos empezar combinando algo tan sencillo como el caminar con el correr. Y empezaremos con algo muy básico para las que nunca habéis hecho nada o simplemente para aquellas que consideréis que tenéis una condición física muy pobre.

  • Día 1: andamos 1 minuto + corremos 30 segundos + andamos 1 minuto + corremos 30 segundos + andamos 1 minuto… Así hasta hacer unos 15 minutos en total.
  • Día 2: andamos 1 minuto + corremos 45 segundos + andamos 1 minuto + corremos 45 segundos…. Así hasta llegar a los 15-20 minutos.

No hay un plan mejor que otro, y cada una de vosotras debería ser capaz de configurarse un plan como este. Simplemente combinamos el correr con el andar. Los segundos o minutos que corramos siempre tienen que ser a ritmo de conversación, sin fatigarse, respirando siempre bien. De igual que os sintáis lentas o pesadas. No importa la distancia que corráis.

A lo mejor ya soy capaz de correr 3 minutos seguidos de forma holgada y empiezo de esa forma. O a lo mejor necesito andar 2 minutos en lugar de 1. No hay problema. Cada una avanzará según sus posibilidades. La idea es no terminar nunca muy cansada y a medida que vamos entrenando, aumentar los minutos de carrera y bajar los de caminata. Veréis como en poco tiempo seréis capaces de correr 20 minutos seguidos sin cansancio.

Sería bueno que al terminar cada sesión cojamos un lápiz y un papel y anotáramos lo que hemos hecho de forma detallada junto a nuestras sensaciones. El siguiente día podemos optar por hacer lo mismo, pero alguna serie más o bien intentar aumentar algo los segundos de carrera, a ver que pasa. Pero todo muy progresivo. Sin prisas. Vuestro cuerpo os guiará.

Si lo hacemos 2-3 días a la semana ya será suficiente. 15-20 minutos en total. Podemos hacerlo en la misma calle o bien dando vueltas a nuestro edificio o en un parque si tenemos uno cerca. Veréis como rápidamente vuestra resistencia va a más. Allí donde hacíais 1 minuto de carrera, en pocos días haréis 3 minutos seguidos y sin problemas.

El correr, implica dar pequeños saltitos y eso ayuda a quemar más calorías y de forma rápida, además ayuda a endurecer las piernas y glúteos. Y si queréis añadir un plus a vuestro entrenamiento, lo podéis hacer en algún terreno con pequeños desniveles o en el monte. Eso os ayudará a mejorar el tono y fuerza de vuestras piernas.

El correr es algo natural en el ser humano. Es puramente una cuestión evolutiva. Estamos hechos y pensados para desplazarnos, para correr. Si ponemos algo de nuestra parte y avanzamos en nuestros entrenos de forma progresiva veréis resultados muy pronto.

¡Ánimos!

Imágenes: Reebok

Recordad que nos podéis hacer llegar vuestras dudas a través de la dirección info [arroba] nosotras [punto] com, escribiendo en el asunto del correo Sección Estar en forma. También podéis especificar si queréis que aparezca vuestro nombre o por el contrario preferís un alias. Periódicamente publicaremos una selección de las preguntas en la web. ¡Animaos a participar!

Estarenforma.net. Andreu López, entrenador personal online es el fundador y director. Más de 6 años ayudando a la gente online. Querer es poder, poder es saber.

Autor: Andreu Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/fitness`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367