Hormonas femeninas ¿aliadas o enemigas?

Cambios de humor, malestar, vitalidad física…, son aspectos que regulan las hormonas. Conscientes de los alitibajos que producen estas sustancias químicas en nuestro cuerpo, te presentamos un abecedario de las principales hormonas femeninas. De este modo sabrás cómo actúan y qué hacer para paliar sus efectos.

Lo primero que debemos saber es qué son las hormonas. El término ‘hormona’ proviene del griego, y significa excitar, mover. Las hormonas son sustancias químicas producidas por las glándulas endocrinas para dar señales, que se mueven por el cuerpo a través de la sangre. Controlan varios procesos biológicos como el crecimiento muscular o el ritmo cardíaco, e intervienen en el comportamiento psíquico.

Los estrógenos son los responsables de:

  • La distribución de la grasa corporal de la mujer, en concreto, de la acumulación en la zona de las caderas y alrededor de los senos.
  • La pigmentación de la piel en los pezones y la región genital.
    Mantener la consistencia del esqueleto, ayudando a la fijación del calcio que se ingiere en la dieta y evitando que el hueso se haga frágil o “poroso”.
  • Mantener los niveles de colesterol poco elevados y actuar sobre el metabolismo de las grasas. Por eso, la mujer entre los 15 y los 45 años tiene un riesgo bajo de sufrir aterosclerosis o infarto cardíaco.
  • Aportar vitalidad física, psicológica y sexual a la mujer. Por eso, el descenso de los estrógenos que se produce cuando llega la menstruación afecta al comportamiento emocional de la mujer provocando cambios de humor, depresión e irritabilidad.

La progesterona se encarga de:

  • Aumentar la parte glandular del seno en los días previos a la menstruación.
  • Estimular la retención de agua y sal, lo que hace aumente el peso corporal y se acumulen líquidos en los senos, el abdomen y los miembros inferiores antes de la llegada de la regla. En definitiva, es la “culpable” de la
    inflamación y del cansancio que la mujer siente en los días previos al periodo.
  • Aumentar la temperatura corporal gracias a su acción sobre el cerebro y el sistema nervioso central, por lo que puede tener un efecto relajante sobre los músculos del cuerpo.
  • Algunos experimentos han demostrado que la progesterona podría tener un cierto efecto “depresivo” sobre la parte afectiva de la mujer, que puede ser más evidente también  en el período previo a la menstruación.

También… Serotonina: Sonríes sin saber por qué

Aunque se trata de un neurotransmisor, está  muy relacionada con el bienestar, el equilibrio del sistema nervioso, la regulación hormonal o la depresión, entre otros. La alteración de los estrógenos puede suponer una disminución de serotonina que a su vez desencadene desequilibrios mentales como depresión, estrés o insomnio. Por el contrario, su aumento produce una sensación de bienestar, relajación, aumento de autoestima y concentración.

Los estrógenos aumentan durante la primera mitad del ciclo menstrual y disminuyen en la segunda. La serotonina disminuye paralelamente a los estrógenos, es decir, alcanza su mínimo 2 semanas antes de la menstruación.

Consejo: Hacer ejercicio con regularidad, pasear o bailar, practicar técnicas de relajación o iniciar nuevos proyectos favorecen el aumento de esta sustancia.

El deporte ayuda a sentirte mejor contigo misma

Ver más…

5 pautas para evitar las infecciones vaginales… ¡Atenta a estas recomendaciones!

20 preguntas y 20 respuestas sobre la píldora anticonceptiva… ¡Despeja tus dudas!

Autor: Ana Pitarch

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *