En forma cuidando tu piel ¡El ejercicio más sano para tu rostro!

Cuando pensamos en ejercicio solo nos imaginamos el esfuerzo físico. Pero nuestra piel también sufre desgastes, por eso es importante cuidarla.

Durante la actividad física nos preocupamos por realizar correctamente los ejercicios, por estirar bien los músculos, por no excedernos en las repeticiones y prestar atención a nuestros movimientos para evitar lesiones. Y claro que todo eso está muy bien, pero normalmente le prestamos muy poca atención a nuestra piel durante la actividad física.

Para comenzar la hidratación es fundamental, no solo para recuperar el líquido perdido durante la sudoración, sino para mantener nuestra piel en buen estado y con un óptimo nivel de flexibilidad, de esta forma podremos rendir mucho más durante el ejercicio y al mismo tiempo estaremos previniendo las agujetas.

Es común llevar siempre una pequeña toalla para secar el sudor de nuestro rostro al hacer ejercicio, si la utilizas recuerda no pasarla de forma demasiado violenta en tu rostro para evitar irritarlo. Durante la actividad física, con la sudoración, los poros de nuestra cara se abren, sensibilizándose, por eso debemos ser delicadas para evitar molestias.

Si la actividad que pretendes realizar es al aire libre, siempre debes usar protección solar, incluso en invierno. De este modo te aseguras que los rayos UV y UVA no dañen tu piel. Además no olvides que bañarte en exceso, en especial en las zonas en las que el agua es muy dura, puede resecar mucho tu piel. Después del ejercicio y de tomar un baño, hidrata tu piel con una buena crema.

Sigue estos consejos y disfruta de la actividad física sin poner el juego la salud de tu piel.

Imagen: yomeamomas.com.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *