El boxeo también es para nosotras

Cada vez que alguien menciona el boxeo se piensa en que es algo fundamentalmente masculino y que las mujeres no tienen cabida en este deporte que parece tan violento. Sin embargo, no hay nada más lejos de la realidad. Ni tiene que ser violento, ni es exclusivo de hombres.

Cada vez más, las mujeres se atreven con deportes que anteriormente parecían vedados. Es el momento del boxeo. Si estás interesada en practicarlo, hay que hacerlo siempre bajo la supervisión de monitores para aprender los movimientos y evitar lesiones. Es un deporte duro, no te vamos a engañar, pero no es imprescindible pelearse con alguien si no quieres y los beneficios son muchos.

Lo primero que tienes que buscar es un gimnasio donde se impartan clases de boxeo y exista un grupo para principiantes porque no podrás seguir el ritmo de los profesionales o los que ya llevan tiempo en ello. Luego consigue el material. Es importante no compartir con nadie ni las vendas (que son para mantener tus nudillos en su sitio) ni los guantes, y es recomencable que los mantengas con una correcta higiene, pues las manos suelen sudar mucho. Recomendamos además un sujetador específico por posibles golpes o el impacto de los movimientos y ropa cómoda. El resto ya lo tendrán en el gimnasio.

Partiendo de que tu forma física no es demasiado precaria, las primeras clases se centrarán en que aprendas los movimientos, te coordines y mejores tu sistema cardiovascular. Es fundamental controlar la respiración con los movimientos para poder realizar los golpes con fuerza sin quedarnos sin aliento. Además, el saltar a la cuerda, como cuando eras pequeña, será básico, pues ayuda a mejorar los pilares básicos: coordinación y capacidad cardiovascular.

Es fundamental hacerse con material adecuado. Las vendas, la cuerda y el saco son de Domyos, Decathlon. Los guantes y el sujetador deportivo de Adidas también en Decathlon.

Una vez que hayas aprendido lo básico, las clases serán para practicar los movimientos en parejas, aprender a esquivar, a moverse, a golpear. En ningún momento te tienen que obligar a pelear, pero en cuanto te sientas segura probablemente te animes. De todas formas, estarás entre gente conocida que tiene los mismos miedos que tú y nunca te pondrán con alguien que te supere físicamente en exceso.

Los beneficios que puedes conseguir con la práctica de este deporte: fortalecer y endurecer brazos y espalda sobre todo, afinar cintura, mejorar la coordinación, el sistema cardiovascular y por supuesto adelgazar. Eso sí, un consejo: abstenerse las que os rendís a las primeras de cambio, es un deporte que requiere aguante físico y psicológico. Por lo demás, es apto para todas vosotras.

Autor: Susana Garcia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *