Ejercicio: 5 señales para detectar una deficiencia de electrolitos

Una deficiencia de electrolitos no es solamente una amenaza para tu salud, también puede ser un riesgo mortal. ¿Te preguntas qué señales te pueden decir que te faltan los electrolitos? ¿Qué síntomas tiene su deficiencia? Tu cuerpo sabe mejor que tu aquello que le falta y siempre te lo dice. Hay que saber escuchar y leer la «información«. Lee este artículo y aprende a complementar las deficiencias con estos ingredientes tan necesarios.

¿Qué papel juegan los electrolitos en nuestro cuerpo?

El papel más importante del electrolito es mejorar el flujo de agua entre cada célula de un organismo vivo. Son ellos los responsables del buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular, y tienen una influencia decisiva en la regulación de la economía de la energía, y también determinan la cantidad de liquido en distintas partes de nuestro cuerpo.isotonicos-ciclismo1-620x413

¿A qué lleva la deficiencia de electrolitos en el cuerpo?

La consecuencia más peligrosa de la pérdida de electrólitos es la deshidratación, que a su vez puede conducir a un empeoramiento significativo del estado de ánimo y la pérdida de la conciencia. Una persona fuertemente deshidratada a menudo requiere hospitalización rápida – la pérdida de electrolitos no puede complementarse con medicamentos que se toman por la boca – a menudo necesitan ponerlas directamente a la vena-.

¿Qué causa una deficiencia de electrolitos?

La falta de electrolitos puede provocar diarrea, vómitos, fiebre muy alta y agotamiento físico como resultado del entrenamiento intenso, o una dieta baja en nutrientes.  Muchas veces nos sentimos muy débiles cuando no bebemos suficiente agua o cuando hacemos una dieta estricta.perder-peso-620x413-620x413

¿Cuáles son los síntomas de la pérdida de electrólitos?

  • Malestar significativo
  • Mareos
  • Desmayo
  • Debilidad muscular del cuerpo
  • La apatía
  • La falta de apetito
  • Daño renal

¿Cómo reponer los electrolitos en el cuerpo?

Lo importante es que tu dieta diaria esté bien equilibrada. Si haces ejercicio intenso o trabajas físicamente, asegúrate de reemplazar más líquidos. Bebe mucha agua, usa las bebidas deportivas disponibles en las farmacias o suplementos que contienen electrolitos.

Además, puedes apoyar a tu cuerpo tomando vitamina C y también beber zumo de tomate es bueno porque contiene una gran cantidad de potasio. Recuerda, sin embargo, que un papel clave en el mantenimiento de los niveles de electrolitos es el nivel apropiado de nutrientes que tiene la dieta. Debe ser completa, con vitaminas y minerales como el calcio, el magnesio, el sodio y el potasio. Estos elementos se encuentran, entre otras cosas, en los frutos secos, las patatas, la fruta fresca – especialmente cítricos- , la leche, el pescado, el pan, las legumbres, las nueces, la avena y …el chocolate! ¡Cuídate par que tu cuerpo no tenga que sufrir!

 

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *