Descubre los beneficios psicológicos del ‘running’

El ‘running’ es una actividad física que está en claro auge. Cada vez somos más las mujeres que, para mantenernos en forma, decidimos salir a correr por las calles de nuestra ciudad antes que meternos en un gimnasio a sudar.

Al parecer, según el estudio de Rexona llamado Running: más alla del deporte, elaborado por el psicólogo deportivo Oliver Martínez, nuestra elección es un gran acierto ya que el running no sólo nos hará estar en forma, adelgazar, sentirnos bien… sino que, además, tiene muchos beneficios psicológicos.

Para empezar, los expertos en el tema afirman que el running mejora la autoconfianza y nos ayuda a superar nuestros límites personales para así progresar día a día. Supongo que la primera vez que salisteis a correr por vuestra cuenta hicisteis un tiempo y una distancia y que, cada día, intentáis superarla para conseguir correr una maratón, quemar tantas calorías…

Además, el running puede contribuir a favorecer la capacidad de aprendizaje, el rendimiento cognoscitivo y a frenar el declive del funcionamiento cerebral. De hecho, incluso puede llegar a prevenir demencias y enfermedades neurodegenerativas. Todo esto es debido a varios mecanismos que se activan al correr.

Por otro lado, el running puede mejorar las relaciones interpersonales. Bien es cierto que muchas runners prefieren salir a correr solas cuando tienen un hueco en su jornada laboral. Sin embargo, ciertas personas realizan esta actividad física en grupo haciendo que habilidades sociales comola empatía, la comunicación, la negociación, la persuasión y la motivación se desarrollen intensamente. 

Por último, si practicáis el running entre 3 y 5 veces por semana con una duración de entre 20 y 60 minutos puede llegar a convertir en una actividad muy beneficiosa para el organismo. Además, los expertos de la investigación afirman que las personas que realizan ejercicio físico intenso aprenden un 20% más rápido e incluso mejoran la retención a largo plazo de lo aprendido respecto a aquellos que lo habían hecho en condiciones de sedentarismo.

Imágenes: ifitness

Autor: Anna Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *