Consejos para empezar a correr

¿Queréis empezar a correr y no sabéis cómo? Desde Nosotras.com queremos compartir con vosotras algunos consejos que os ayudarán a introduciros en la disciplina del ‘running’ sin tener que hacer demasiado esfuerzo. Para conseguirlo sólo tenéis que prometernos tres cosas: ganas, ilusión y constancia, lo demás dejadlo en nuestras manos.

estiramientos runningAntes de salir a correr es esencial que tengáis todo el equipamiento para hacerlo. Para ello es imprescindible que tengáis unas deportivas especiales para correr y que vistáis ropa ligera y cómoda que nos os moleste al correr. Además, es esencial que sigáis una alimentación adecuada para aguantar el ritmo por lo que los carbohidratos tienen que estar presentes en vuestra dieta. Por último, antes de empezar a correr, calentad los músculos con algunos estiramientos básicos que prepararán la musculatura para la actividad y así evitaréis lesiones.

Una vez estéis preparadas para salir a correr, es importante que empecéis de forma progresiva. Lo mejor es empezar saliendo a caminar durante unas dos semanas. Una vez dominéis los ritmos suaves, empezad a correr poco a poco. Para ello, os recomendamos marcaros una meta asequible que cada semana podéis ir aumentando. De esta manera, estaréis motivadas para lograrlo y, al mismo tiempo, trabajaréis de forma responsable y saludable.

Además, os recomendamos salir a correr solas, especialmente las primeras veces que lo hagas ya que de esta manera podréis analizar vuestra resistencia y ritmo. Si salís a correr con amigas es más complicado analizar los tiempos ya que os contagiaréis del ritmo de las demás y esto puede llevaros a forzar demasiado vuestra resistencia o a llevar un ritmo demasiado cómodo para vosotras.

Para conseguir correr sin ahogaros es muy importante que prestéis atención a la respiración. En primer lugar, debéis escuchar vuestra respiración y amoldar el ritmo de carrera a ella. En segundo lugar, es esencial que respiréis por la nariz para no enfriar los pulmones y que lo hagáis desde el estómago. Por último, inspirad de forma profunda y constante marcando vuestro propio ritmo, por ejemplo inhalar por la nariz cada dos pasos y exhalar por la boca cada dos.

Estamos seguras que si aplicáis estos consejos conseguiréis convertiros en unas auténticas runners y evitaréis morir en el intento.

Imágenes: Corbis

Autor: Anna Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *