Baila al son de Horton ¡Atrévete!

Lester Horton fue uno de los pilares de la danza moderna, desarrolló la Técnica que lleva su nombre y está basada en alargar, fortalecer y proporcionar resistencia a los músculos. Si eres de las que te encanta mover el esqueleto ahora tienes la escusa perfecta para hacerlo, a la vez que te pones en forma. ¡Sigue leyendo!

Fortalecer los músculos y conseguir una silueta muy bien definida no es sólo cuestión de pasar horas machacándote en la sala de fitness, sino que ahora podrás conseguirlo, pero de una forma más divertida. ¿Cómo? Un día el señor Lester Horton creó su propia compañía de danza en California donde aplicaba la técnica que lleva su nombre. Ahora, años más tarde el Iradier Club Mujer la recupera como última vanguardia, después de haber tenido un éxito absoluto en los gimnasios de EE.UU.

¿En qué nos ayuda la Técnica Horton?

  • Los objetivos son conseguir un mayor conocimiento del cuerpo, para poder realizar cualquier tipo de actividades con menor riesgo de lesión y mejores beneficios.
  • Refuerza la espalda.
  • Potencia los puntos de apoyo mediante equilibrios.
  • Mejora el gesto de los movimientos.
  • Refuerza la zona pélvica.
  • Da equilibrio a la zona lumbar potenciando la pared abdominal.

¿En qué consiste la Técnica Horton?

Los movimientos suaves de Horton son exageradamente lentos y los veloces exageradamente rápidos, por lo que exigen un esfuerzo y control increíble.
El éxito del Horton se basa en el desarrollo de cuadriceps definidos, largos, esbeltos y lumbares flexibles pero fuertes.

¿Qué trabajamos con la Técnica Horton?

• Alineación de todas las articulaciones del cuerpo.
• Buena colocación postural.
• Estiramiento y alargamiento de los planos musculares.
• Control y fuerza corporal.
• Equilibrio y sentido del espacio.
• Trabajo de piernas y pies para equilibrar los cambios de peso.
• Secuencias rítmicas en los movimientos musculares y corporales.
• Combinaciones de trabajo con torso, brazos y cabeza.
• Permite recuperaciones y caídas controladas.
• Control de la energía, de los impulsos, saltos, etcétera.

Autor: Elena Del Valle

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *