Trucos de decoración ¡Aprovecha los espacios!

Decorar puede resultar fácil; basta con tener claros nuestros gustos y ser consecuentes con un mismo estilo. Aun así, con ello sólo conseguiremos una casa en sintonía de colores, y estar a gusto en el hogar requiere algo más. Es fundamental que nos sintamos cómodos, y por eso no debemos olvidarnos de un aspecto clave: los espacios.

Para lograr una plena sensación de confort, es fundamental que nuestro entorno nos transmita la percepción de libertad. Debemos evitar que la decoración haga sentirnos agobiados o aprisionados, ya que de esa forma terminaremos conviertiendo el hogar en un posible foco de estrés. De este modo, ¿cómo conseguir ese efecto de liberación, de aire? Cada empresa de decoración tiene sus métodos, y a Nosotras nos han agradado los de Rinconete.

Antes que nada, es básico disponer de un plano básico de la casa donde se especifique el tamaño de cada habitación y su decoración más obvia. Con él, no solamente podremos comprobar que se está aprovechando el espacio de cada una de ellas, sino que podremos verificar si las estamos distribuyendo eficazmente.

Esto es, podemos haber ubicado la cocina en la habitación más grande por razones de tendencia, pero a la vez estar desaprovechando esos metros ya que apenas pasamos horas ahí. Por otro lado, intentemos también que los dormitorios se destinen a esas zonas más tranquilas o alejadas de los ruidos.

Decoremos con elementos básicos y funcionales

Una vez hemos confirmado que utilizamos el espacio coherentemente, podemos centrarnos en el interior de la casa.

Los vestíbulos o recibidores tienden a ser rincones difíciles de aprovechar y distribuir.  Sus escasos metros de pared suelen estar ocupados por puertas, generalmente son pequeños y carecen de luz natural. Por eso, debemos ocuparnos de que los posibles muebles que haya (percheros, paragüeros, repisas…) sean lo menos voluminosos posible. ¿Un truco? Coloca un espejo: dará amplitud, proyectará más luz y os servirá para repasar vuestra imagen antes de salir de casa.

Respecto a los pasillos, tenemos varias opciones. Si éstos son anchos, resultan una buena alternativa para el almacenamiento, y un armario resultará de lo más práctico. Si tratamos con pasillos más bien estrechos, recomendamos no sobrecargar las paredes de cuadros, así como no escoger mobiliario ancho. ¿La propuesta de Rinconete? Estanterías de poca profundidad, con repisas de cristal o con iluminación ascendente.

Por último, el salón-comedor debe merecer algo más de reflexión al ser normalmente el lugar más frecuentado, destinado al ocio y al relax. Analicemos las actividades que vamos a realizar en él:  ¿éste será sólo sala de estar o también tendrá que tener una zona de comedor?

Aprovechemos la zona de más luz natural para situar la zona de estar, y si el comedor está unido al salón, situémoslo lo más cerca posible de la cocina. En cuanto a la decoración, evitemos los “tresillos” si el salón no es muy amplio. Será mejor optar por un sofá y sillones o complementos auxiliares como pufs.

¿Nuestro último consejo? Conecta espacios colocando puertas corredizas.

Imágenes: Rinconete.

Autor: Carola Mayol

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *