Los peques se hacen mayores: cómo transformar la habitación infantil en una juvenil

 

¡Transforma una habitación infantil en una juvenil con estos trucos!

 

Cuando los niños dejan de ser bebés y empiezan a tomar sus propias decisiones, los primeros cambios se producen se reflejan en la forma de vestir. Ya no son los padres quienes eligen la ropa, son ellos quienes deciden qué ponerse.

 

El siguiente paso será tomar el control de su propio espacio; su habitación.

Se acabaron los unicornios en lo dormitorios, la cama con forma de coche, la pintura rosa o azul de las paredes, las muñecas en las estanterías, las lámparas en forma de nube… los niños se consideran mayores y quieren un cuarto que refleje su personalidad.

 

Desde Menamobel, aconsejan cambiar el dormitorio a partir de los 9 o 10 años y decorarlo teniendo en cuenta los gustos del menor pero también sus necesidades conforme van creciendo. Ivana González Mena, directora de Menamobel explica que “es importante diseñar distintos ambientes en una habitación juvenil, delimitar una zona de estudio, otra de ocio y sobretodo que haya mucho espacio de almacenaje, para libros, ropa, juegos, etc.”

 

Distribución en L para resolver el problema de espacio

El problema es que las actuales dimensiones de las viviendas no permiten disponer de espacios amplios para diferenciar los ambientes, por eso desde Menamobel aconsejan hacer una distribución en forma de “L”.

 

De esta forma se utiliza una esquina completa de la habitación y el resto del cuarto se aprovecha mucho mejor. Colocando cajones y estanterías bajo la cama ganamos mucho espacio de almacenaje. Las estanterías volantes, también dan mayor sensación de amplitud y permiten guardar ropa, libros o juegos. Al tener más espacio libre, podemos colocar en un lateral un escritorio para que hagan los deberes al salir de clase.

Una vez escogido el mobiliario, aconsejamos utilizar estores en lugar de cortinas, ya que son más ligeros y ofrecen más luminosidad. Además, al cubrir solo el espacio de la ventana contribuyen a ampliar la estancia”, aseguran desde Menamobel.

 

Soluciones para habitaciones irregulares

Si la habitación es irregular otra opción es aprovechar cada uno de sus ángulos para instalar muebles funcionales.

“En una esquina se puede colocar un armario que lleve incorporada una estantería, de esta forma, no solo hay espacio para guardar la ropa, también hemos creado una bonita librería. Por otra parte, un tablero anclado a la pared puede convertirse en un escritorio sin patas que obstaculicen y que además nos permita poner una cajonera debajo”, explica Ivana González Mena.

¿Y si hace falta una cama extra?

En muchas ocasiones, las familias aprovechan para ubicar una segunda cama en la habitación del niño, algo muy útil por si viene un familiar a dormir o por si el niño trae un amigo a casa.

En este sentido hay varias opciones en el mercado, una de ellas son las clásicas literas que vuelven a estar más de moda que nunca. “Se trata de diseños actuales, muy prácticos y modernos que ofrecen muchas posibilidades”, aseguran desde Menamobel.

 

 

 

ImágenesMenamobel

 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *