Iluminación para espacios reducidos

Es posible que cuando desempeñamos la tarea de iluminar una estancia reducida de nuestro hogar creamos que con una sola fuente de luz es suficiente. Pero la luz puede ser nuestro aliado para crear un efecto de amplitud.

La luz redefine los espacios y moldea
los límites de las estancias
. Si combinamos bien todas las fuentes
de luz, tanto naturales como artificiales, a nivel de suelo, paredes
y techos, podremos transformar nuestra casa en un entorno acogedor,
sin prescindir de la labor funcional que desempeñen. Ahí van unos
cuantos trucos.

En un salón de pequeñas dimensiones,
la lámpara colgante no debe ser protagonista. Si en su lugar
colocamos una con pantalla de metacrilato transparente, además de
proporcionar mucha luz se mimetizará con el ambiente

Lámpara
colgante Chispa, de Conforama

Es aconsejable jugar con varios puntos
de luz indirecta porque genera estancias más acogedoras y elimina el
contraste de luces y sombras que un solo foco produce. Si iluminamos
el techo y las paredes, proporcionaremos un efecto de mayor amplitud,
al igual que la luz a ras de suelo. Una buena idea para la
iluminación inferior es colocar un cubo de luz interior que además
puede cumplir la función de mesa auxiliar.

Cubo
de luz, de Hogardeco

Las estanterías o repisas de madera
también pueden ayudarnos a incluir puntos de luz indirecta y
resaltar elementos decorativos que coloquemos en ella, poniendo
hileras de focos en cada estante.

En lo que a iluminación natural se
refiere, si se dispone de ventanas que no son muy grandes y dejan
pasar poca luz, dando al espacio interior una atmósfera muy
contrastada, podemos recurrir a la operación reflejo. Esto consiste
en tratar de rebotar la luz del sol que entra contra superficies de
nuestra casa
, y así amplificarla. Una idea es revestir los suelos
con materiales bien pulidos o barnizados, que tienen una elevada
capacidad de reflexión de la luz. Otra opción es colocar espejos en
las paredes opuestas a las ventanas, a la vez de ser muy efectivos
podemos jugar con su diseño. Pintar las ventanas del mismo color que
las paredes y usar cortinas o estores claros hace que el espacio
exterior adquiera mayor protagonismo.

Estos son solo algunos trucos, la
iluminación tiene multitud de posibilidades para recrear nuestros
espacios, solo hay que probar, así que… ¡A jugar!

Autor: Sandra Parrado

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *