Decoración en dorado: Un estilo lujoso y distintivo

El dorado, en su justa medida, es un color que otorga glamour y distinción a cualquier ambiente: la buena noticia es que esta temporada también se hace presente en distintos elementos con la capacidad de integrarse a distintos estilos decorativos. Sí, no es algo nuevo pero siempre tiene la propiedad de mantenerse y reinventarse, con una nueva interpretación, tan lujosa y sofisticada, como cálida y bella.

El dorado u oro queda de maravillas en interiores: como parte del decorado, de los accesorios, de cuadros o del mobiliario en sí mismo, este color combina muy bien con otros claros y neutros, con blancos y con marrones o negros. Más allá de la decoración típicamente navideña, sabemos que el dorado estará presente en muchas casas para fin de año.

decoracion_dorado_1

El oro, y los destellos que emite, tienen la capacidad de otorgar calidez a cualquier espacio: tal como el sol mismo, el dorado transmite lujo pero también confort y calidez, dotando las estancias de una esencia distinta y acogedora. Desde grandes muebles, como cómodas o mesas, hasta pequeños elementos como lámparas, adornos o candelabros, se puede aplicar dorado en distintos puntos de la casa.

Tampoco hay que olvidar los tapizados, tejidos o incluso los papeles pintados, que pueden tener toques dorados que sumen en elegancia y refinamiento.

Las formas delicadas y redondeadas son las que mejor quedan en este tono con brillo propio, sin aristas ni líneas rectas, que dotan de delicadeza y la convierten en protagonista allí donde se coloquen. En cuanto al material, el oro encuentra en los tejidos suntuosos y ricos, que le otorgan fuerza y sofisticación, y en el blanco y negro, los mejores aliados para dibujar los nuevos interiores que son tendencia.

oro2

Si bien el dorado puede ser el color predominante, encuentra en distintas combinaciones su mejor resultado: el oro se convierte así en el «comodín» ideal para acompañar y complementar con un toque de lujo cualquier ambiente clásico y convencional, calidez a un espacio minimalista o bien sofisticación a un ambiente retro.

Sea cual sea el estilo suma y lo enriquece con su sola presencia. Quedará de maravillas con piezas de arte o con objetos low cost, con todo sienta bien y muestra siempre la mejor versión de sí mismo.

Imágenes: decorablog.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *