Cómo adornar un centro de mesa para los invitados más exigentes

Ideas fantásticas para sorprender a tus invitados

Con la llegada del buen tiempo también llegan las comidas y las cenas al aire libre. Y no hay nada como hacer que los invitados se sientan como en casa.

Eso se consigue preparando un centro de mesa acogedor y elegante, que les haga sentir cómodos y bien recibidos en todo momento. Es muy importante crear un entorno donde los invitados se sientan a gusto. 

¿Quieres dejar a tus invitados con la boca abierta? Te damos algunos ideas y trucos para conseguirlo.

Si dispones de una terraza en tu casa o en la de algún amigo, preparar la mesa allí es una buena opción. En junio podemos disfrutar de los días más largos y además, la luz acompaña. Podréis compartir risas y confidencias hasta tarde y a la vez disfrutar del buen tiempo.

¿Miedo a no acertar con el centro de mesa? Primero de todo, debes saber que todos los elementos deben guardar armonía entre ellos y encajar con el resto de la decoración.

Estudiando y cuidando cada uno de los pequeños detalles puedes conseguir unas combinaciones perfectas. Sobre todo, debes tener en cuenta la iluminación de la mesa. Pon velas o luces que cuelguen de algún sitio. ¡Quedan muy chic! La luz juega un papel muy importante a la hora de hacer destacar los elementos fetiche de la mesa.

Para recrear un buen ambiente festivo hay que saber encontrar el equilibrio estético. ¿Cómo conseguirlo? Combinando estilos y colores que encajen entre ellos. Tampoco hay una regla general que diga lo que se puede poner y lo que no. ¡Sigue tu instinto!

 

Las flores siempre son un acierto seguro en cuestiones de sobremesa

 

Los tonos que escojas determinarán el acierto o el fallo en la elección del centro de mesa. ¡Sigue una misma filosofía de colores! Debes entender la mesa como un conjunto que tiene que seguir un mismo estilo decorativo y tener sentido en el entorno escogido. Si no es así, no importa que adornes el mejor centro de mesa del mundo porque no se verá ni bonito ni coherente.

Ser detallista y sorprender a los invitados no es una obligación, sólo si te nace. Pasa un buen rato dejando listos los preparativos y siéntete satisfecha con el resultado. Eso es lo más importante. Y si además, si consigues lograr una velada de diez, ¡mejor que mejor!

Decorar la mesa también es un actividad que deberías hacer con mucho cariño y de la que deberías disfrutar.

¡Debemos dar el máximo de nosotros mismos a todo a lo que le dedicamos nuestro tiempo! 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *