Camas con dosel para niños

Hace años eran la auténtica sensación, y de pronto pasaron radicalmente de moda. Para empezar, porque se empezaron a posicionar desde el punto de vista clásico, y ya no nos gustaban tanto como en décadas anteriores. Sin embargo, como todo lo que acontece al universo fashion y de las tendencias, todo vuelve. Y por supuesto, esto también sucede en decoración. En este caso nos referimos a las camas con dosel. Aquellas estructuras que podemos tener en nuestro dormitorio, y que puede adornar y decorar de forma sofisticada todo lo que rodea a nuestra cama.

Pero en este caso, no nos referimos a las camas que podemos encontrar en las salas de descanso de nuestros hogares para los adultos, sino para los reyes de la casa. Los pequeños suelen tener los mejores cuartos de las casas, y si queremos que su cambio de la cuna a una camita para mayores sea de lo más especial, ¿por qué no apostar por el dosel para que sea el accesorio estrella de esta transición única? Para escoger el que queremos, tenemos que tener en cuenta varias cosas: desde la largura del dosel, pasando por el tejido del mismo y el color.

Escogerlo en una tonalidad cruda o nude será, probablemente, la opción más acertada, puesto que esto conseguirá que podamos seguir utilizándola sin cansarnos del color. Por otra parte, también podemos pensar en el hecho de tener un dosel que no sea demasiado largo ni aparatoso, puesto que los niños pueden quitarlo o estropearlo sin querer en sus diversos juegos. Para ello, es más recomendable utilizarlo a edades tempranas, sin que sea demasiado grande o largo. Por otra parte, también hay que tener en cuenta que si en un momento determinado no nos apetece contar con ello, podemos deshacernos de él sin más sin ningún tipo de problema.

Imagen: Deco Peques

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *