Un «si quiero» bajo cero

Ahora, casarse en medio de un paisaje helado en pleno verano ya no es imposible. Eso sí, hay que trasladarse a Moscú.

El museo de hielo más grande de Europa, bajo techo, ubicado en uno de los pabellones del parque Socólniki de Moscú ha hecho que sus frías esculturas se mantengan a 10 grados bajo cero y hasta sirvan de ambiente y compañía para una pareja de recién casados en plena temporada de verano.

La tradición de casarse entre figuras de hielo se remonta al SXVIII cuando la emperatriz Ana de Rusia mandó construir varios centros en San Petersburgo, con figuras esculpidas en hielo.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *