¿Qué hacer con el ramo de novia?

Uno de los aspectos fundamentales de una novia son los detalles que incorpora para su look. Decidir el tocado, las joyas, la ropa interior, los anillos… Estos son algunos de los adornos que simbolizan algunos de los elementos más especiales para una mujer el día que da el sí quiero, pero si hay uno que tiene mucho que ver con la tradición, con el romanticismo, y con la propia figura de la novia, ésos son los ramos.

Escoger el que más se adapte al estilo personal de cada una, saber de qué color y de qué flores determinadas queremos que sea, pensar en cómo combinará con nuestro vestido, o dónde o a quién lo encargaremos son algunas de las preguntas que toda novia se hace antes de poner un pie en su floristería de confianza.

Sin embargo, una vez que se ha pasado el momento de la elección, la pareja se ha casado, y ya está a punto de terminar la ceremonia, nos preguntamos, ¿qué haremos con el ramo? Desde Nosotras te damos una serie de ideas para que escojas la que más se adapte a ti.

– Si eres una amante de las películas americanas en las que el amor y la comedia son hermanos gemelos, tienes muchas amigas, y te encantan los momentos divertidos, lo que puedes hacer es lanzarlo a la antigua usanza. Según la creencia popular, la afortunada que recibiera el ramo en el aire, sería la siguiente en casarse.

– Otra costumbre bonita es la de repartir el ramo. Si se trata, por ejemplo, de un bouquet de rosas del mismo color, puedes dárselo a las mujeres más importantes de tu vida: tu madre, tu hermana, tu mejor amiga, tus primas, compañeras del trabajo o facultad… O sin discriminar por sexo, a las personas que más te importen.

– También puedes regalarlo directamente a alguien que sea muy especial para ti.

– Pero si no quieres desprenderte de tu ramo de novia, consérvalo cuando esté seco, o haz que te lo enmarquen. Siempre te quedará ese recuerdo especial de tu boda.

Imagen: jardinplantas.com

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en