Pulseras para novias

Para una novia, escoger todo lo que tiene que ver con su estilismo es uno de los aspectos más relevantes del día de su boda. Estar perfecta y poder llevar un look que se adapte no sólo a su personalidad y estilo, sino que le haga sentir guapa y cómoda a partes iguales es lo más importante.

Por ello, a mayores de escoger el vestido que le haga sentir bien y que sea inolvidable, es necesario elegir –y acertar en esta elección- de una serie de adornos que la encumbren a una categoría de perfección única. En este caso, nos referimos no sólo a un ramo de flores que pegue con el estilismo, a unos zapatos que expresen cómo es la novia, o a un tocado para las más sofisticadas, sino a las joyas que se luzcan en esta jornada tan especial.

A priori, a mayores de la alianza de boda y unos pendientes que realcen el rostro, no sería necesario que sobrecargásemos el outfit nupcial. Sin embargo, existe un aspecto que puede marcar la diferencia entre un estilo y otro: la presencia de las pulseras. ¿Cómo deben ser estos complementos, para llamar la atención sin distraer demasiado y sin quedar demasiado exagerado?

Sin duda, deberíamos apostar por lo clásico. El oro blanco sería el material perfecto para esta pulsera o brazalete, que le dará ese aura romántico y a la vez elegante que adornará el brazo sin desviar las miradas. Por otra parte, dependiendo del grosor de la propia pulsera, deberíamos pensar si nos compensa que ésta tenga forma de brazalete, que cuelgue o simplemente que sea parte del juego de joyería de los propios pendientes. Desde luego, todo depende del propio look que desee la novia llevar, ya que las joyas son tan personales como la propia personalidad de la mujer.

Imagen: A todo Confetti

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *