Por qué llevar un vestido de novia de color champán

Cuando pensamos en una novia o en un vestido de novia, siempre nos viene a la cabeza un liviano traje blanco, con una falda de princesa, con un velo, con mucha cola… y blanco.

Pero, ¿qué hay de esas mujeres que no quieren tener un vestido blanco en este día tan especial? Pues que tienen más opciones. Y no, no nos referimos a un vestido negro para que todo sea justo lo contrario de lo que se espera, ni a un vestido rosa palo, o azul… Sino a un tipo mucho más de fiesta de auténtica celebrity: un vestido de novia de color champán. ¿Por qué llevarlo es una gran opción?

 

 

  • Porque es inesperado. No hay nada mejor que lucir un look completamente inesperado, que se sale de lo tradicional y de lo blanco. El color champán es único, es de fiesta, es de estrella. Y nadie lo esperará.
  • Porque podrás combinarlo con cualquier accesorio. Para sentirte la reina de la fiesta podrás combinar tu vestido con cualquier complemento, y también podrás experimentar con maquillaje sin miedo a dejar de ser esa novia cándida y natural que aparentemente debes ser.
  • Reutilización. Es mucho más difícil volver a usar un vestido de novia blanco que un traje color champán. Puedes cortarlo y volver a usarlo en una fiesta especial, o incluso volver a ponértelo para una boda que no sea la tuya, porque al fin y al cabo no es blanco y nadie sabrá que fue tu traje de novia.
  • Diferente y especial. Y porque en las bodas se está pendiente de que todo sea perfecto, cuando lo más importante es sentirse diferente, única y especial. Si no sigues el qué dirán en tu día a día, no lo hagas tampoco en el día de tu boda, simplemente disfruta y déjate llevar.

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *