Pedir matrimonio en una boda, ¿sí o no?

En una boda, es obvio que hay dos protagonistas claros: los novios. Esas personas que contraen matrimonio en ese día especial, y que desde luego, van a festejar su unión delante de las personas que más quieren.

Sin embargo, hay una moda que es la de hacer una proposición de matrimonio por parte de un invitado a su pareja, en plena celebración. Muchos aprovechan el momento del ramo, siendo cómplices con la novia, para pedirle matrimonio a la persona con la que se quieren casar.

Otra ocasión especial puede ser en el momento del baile nupcial, justo cuando termine, o incluso en el banquete de la boda.

¿A favor o en contra? Desgranamos ambas situaciones.

A favor de pedir matrimonio en una boda

Estaríamos de acuerdo siempre y cuando los novios dieran su consentimiento. Al fin y al cabo, cuando otra pareja se promete, la atención se desvía durante bastante rato hacia ellos. Si los novios que en ese momento están celebrando su boda no tienen ningún problema en que esto suceda, y de hecho están deseando que pase porque consideran que también es un momento especial, adelante.

 

En contra de pedir matrimonio en una boda

Desde luego, no estamos para nada a favor si la persona que va a proponer matrimonio a su pareja en medio de la boda de otras personas no les consulta a los novios este momento. Al fin y al cabo, no es una ocasión para sorprender a los novios, sino a su chico o chica, y es algo que hay que consultar a los protagonistas. Tampoco estamos a favor si la persona que va a ‘hincar rodilla’ no tiene mucha relación con los novios, porque de algún modo debería hacerles cómplices de esta ocasión tan especial. Si ellos no están implicados, es mejor no hacerlo y buscar otro momento.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *