Organiza la maleta para tu luna de miel

Una vez que han pasado los nervios de la boda, todo lo que concierne a vestido, organización del convite, sittings de los invitados, momentos de emoción… Todos nuestros esfuerzos deben concentrarse en un aspecto fundamental que tiene que ver también con el mundo nupcial pero que se relacionan directamente con la paz, el disfrute y el relax en pareja: la luna de miel. Si ya tenéis decidido el destino de este viaje tan especial, y tienes unos días para ultimar detalles, te damos una serie de consejos básicos para preparar uno de los aspectos más relevantes de un acontecimiento así: el equipaje.

Lo primero, ¿qué tipo de viaje vas a hacer? Si son unos días en una playa paradisíaca, no podrás llevar la misma ropa que para unas semanas de turismo y trote, o si te vas a dedicar a compartir con tu recién estrenado cónyuge unas jornadas de aventura. Sobre todo, sé consciente del espacio que tienes disponible. Tal vez no es necesario que te lleves todo tu armario y un arsenal de zapatos de fiesta que posiblemente no utilices. Selecciona los días y piensa exactamente qué tipo de prendas te viene bien. ¿Biquinis, pantalones cortos, vestidos de playa? ¿O más bien vaqueros y botas?

Es recomendable que consultes el tiempo por Internet, de la zona concreta en la que estéis para evitar sorpresas. Si vas a hacer turismo de actividades de aventura, puede que las inclemencias temporales no acompañen alguno de los días, dependiendo del sitio. Infórmate también en todo lo que concierne al lugar que visitéis. Sobre todo, piensa que si te vas a mover de lugar, llevar tres maletas puede ser exagerado. Selecciona aquello que seguro que te vas a poner, y no pienses en demasiados “por si acaso”. Piensa en disfrutar, ¡es tu luna de miel!

Imagen: Static

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *