Organiza la boda que realmente te apetezca

Cómo aprender a no dar importancia a los comentarios.

En el ‘mundo boda’, si hay algo que sobra son los consejos no pedidos.

‘Deberías…’, ‘yo en mi boda hice…’, ‘cuando fui a casarme se llevaba…’, hay miles de frases que se repetirán una y otra vez cuanto más pase el tiempo y se acerque el día B. Habrá gente que hable por hablar, gente que hable por ayudar y gente que directamente lo hará para imponer su voluntad.

Tu boda es tuya y de tu pareja, y debes aprender a pasar de todo tipo de comentarios, incluso de los bienintencionados. ¿Cómo hacerlo? Te damos las pautas para que lo consigas.

 

 

  • Centra tu atención en vosotros dos. Lo más importante de una boda, y el motivo fundamental por el que se monta todo esto, es porque dos personas que se quieren van a pasar juntos el resto de su vida. Centra tu atención en las dos personas protagonistas, tú y la persona con la que contraerás matrimonio. El resto, poco importa.
  • Aunque la persona que adoras sea la que hable, haz oídos sordos. Tu madre, tu padre, tus suegros, amigos íntimos… Que les queramos no implica que todo, y absolutamente todo lo que digan vaya a misa. En algunos momentos estarán equivocados y no dirán cosas que nos ayuden. Hay que hacer oídos sordos para pasar a otro tipo de dimensión.
  • No tengas en cuenta la opinión de todo el mundo. Por mucho que lo hagan ‘por ayudar’, muchas personas te dirán cosas que desde luego no te harán ningún  bien. No tengas en cuenta su opinión, aunque ya se hayan casado y sepan mucho del asunto. Apuesta por la originalidad y los detalles personalizados.
  • Una boda no es tan importante, pero es tuya. Está claro que tu boda no tendrá un eco mundial, pero es tu momento y el de tu futuro compañero de vida. Pasa olímpicamente de los demás.

¡A disfrutar!

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *