Moños para novias, ¿sí o no?

Si ha habido un peinado estrella en el universo que rodea a las novias, ése ha sido durante décadas, un moño elaborado. El hecho de que sea un peinado sencillo, relativamente fácil de hacer para los profesionales de la peluquería, y que favorece prácticamente a cualquier tipo de mujer, es algo que le ha llevado a ser el componente favorito de muchas novias. Sin embargo, cada vez son más las novias que apuestan por la completa naturalidad para el día de su enlace, y llevan la melena suelta con unas ondas, o algo similar. Dependiendo del vestido, de tus propios gustos, o de cómo te sientas o lo que quieras expresar, el moño –casi siempre de bailarina, o estilo flamenca-, será tu mejor aliado.

El moño es para ti si

– Te ves favorecida con los recogidos, sueles llevarlos habitualmente en tu día a día, te gusta llevar la cara despejada…

– Si quieres lucir los pendientes que lleves ese día, o si te gustaría mantener el velo que lleves de una manera concreta o especial.

– Eres clásica, y crees que menos es más; o si tienes bonitos adornos capilares que llevar en ese momento.

El moño, definitivamente no está hecho para ti si…

– Te ves disfrazada si te recoges el pelo, y prefieres apostar por la naturalidad.

– Si llevas un look nupcial con pocos artificios, y te gustaría lucir melena y presumir de pelazo, o de otro tipo de peinado más actual y vanguardista que en ese momento te propongan en la peluquería.

– Si quieres lucir un tocado, pamela para novias o similar, ya que un moño dificultaría el proceso de colocarlo.

Sea cual sea tu decisión, recuerda que a pesar de todo, es un peinado muy llevadero, y puedes llevarlo en cualquier otra ocasión que también tenga que ver con las bodas, siendo la invitada.

Imagen: Corbis Images

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *