¿Imprimir o no una invitación de boda?

En cuestiones de bodas, también se impone el momento que vivimos, aquél que tiene mucho que decir de las costumbres y de todo aquello que nos rodea.

Por eso, tenemos que hablar de las invitaciones de boda, aquellas que podemos diseñar con profesionales o nosotros mismos a golpe de click. Por eso, entramos en un debate: ¿imprimir, o no imprimir las invitaciones del enlace matrimonial?

A favor de imprimir las invitaciones

Para todos aquellos románticos que deseen ver cómo sus invitados abren, leen y disfrutan de las invitaciones de su boda, están aquellas que son impresas. Para verlas, leerlas, tocarlas y casi saborearlas.

Porque sí es cierto que aunque conlleva un gasto de papel y de dinero que puede llegar a ser importante, también es bonito recurrir a las invitaciones ‘de toda la vida’ para no perder este gesto de invitación como tal con los invitados. La invitación, la manera de prepararla en el sobre, el momento de darlas en mano o mandarlas por correo… Es algo de lo más especial que desde luego únicamente se consigue con invitaciones como las de siempre.

 

 

En contra de imprimir las invitaciones

Es un gasto de dinero y de papel importante para algo que verdaderamente van a disfrutar los invitados durante los minutos que apuntan en otro papel o en el teléfono móvil la fecha, la hora y el lugar del enlace. Además, hoy en día está todo absolutamente digitalizado y nadie toma importancia de algo que ha costado tiempo llevar a cabo en cuestiones de diseño. Por eso, puedes diseñar algo bonito pero simple y mandarlo por email o por WhatsApp a tus invitados -y contactos- que estén congregados para este día tan especial, sin necesidad de acudir a una imprenta para este momento.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *