Estolas para invitadas a una boda de invierno

Lamentamos comunicaros que el chal ha muerto. Así que, si tienes una boda en invierno, piensa en las estolas, un complemento único con el que no pasarás desapercibida. Pongámonos en situación: estás invitada a una boda en pleno invierno, con todo lo que ello conlleva. El frío de los meses de menos calor del año, la situación no te permite llevar tu abrigo más calentito, y desde luego, con un chal no irías muy apropiada dada la época del año. Por lo tanto, necesitas un adorno especial que te abrigue y que haga que seas la reina de la fiesta, no hay duda: una estola sofisticada te sacará del apuro. ¿Por qué escogemos este accesorio para completar el look? He aquí las razones.

– Es elegante y marca la diferencia. Independientemente de la calidad del pelo del que esté compuesto, le da el toque chic que pocos accesorios pueden conseguir de un solo plumazo. Un vestido de manga larga aparentemente normal sin muchas estridencias puede ser perfecto para combinarlo con una de ellas.

– Irás abrigada y tu vestido seguirá viéndose. El problema de una pieza coat es que si debes esperar a la puerta de la iglesia o el ayuntamiento pertinente, es que no podrás lucir tus mejores galas.

– Es una inversión de futuro. Si adquieres una que tenga un color “de fondo de armario” te servirá para otro tipo de eventos, como una cena formal o una convención en la que necesites ir más arreglada. Se revalorizará con el tiempo, y siempre tendrá un lugar especial en tu armario o vestidor.

– Es cómodo y no parecerá que es una prenda de abrigo. Marcarás la diferencia entre el resto de invitadas de invierno.

Imagen: Bodaclick.com

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *