Cosas horteras de las bodas que no hay que repetir

 

Bodas: tradiciones horteras en la boda qué es mejor evitar.

 

Afortunadamente, las bodas ya no son lo que eran.

O al menos, ya no están absolutamente todas cortadas por el mismo patrón, lo cual se agradece.

 

Hace varios años, todas las ceremonias eran exactamente iguales y en ellas se repetían patrones que a día de hoy comienzan a ser impensables.

Estas son todas aquellas cosas horteras relacionadas con el mundo nupcial que no es para nada necesario repetir.

 

Tirar el ramo a las solteras.

Ojo, no estamos en contra de que la novia, si es su expreso deseo, tire el ramo para que uno de sus invitados lo recoja.

Lo que nos parece efectivamente del siglo pasado es que este ramo sea el símbolo del siguiente matrimonio.

Que lo debe recoger una de sus invitadas, por supuesto soltera, para ser la siguiente en casarse.

 

 

 

 

Regalos por sexos.

Seguro que si estás organizando tu boda y quieres dar un detalle a tus invitados, te habrán dicho en más de un establecimiento si quieres ‘un regalito para los chicos, y otro para las chicas.

 

Para empezar, esto es sexista, puesto que el regalo de las mujeres suele estar relacionado con el mundo de la belleza, y el de los hombres normalmente es más práctico.

 

Pero lo peor de todo ha sido cuando durante todos estos años las mujeres han recibido delantales y los hombres puros.

Estamos en el siglo XXI y no hay lugar para esta situación en una boda normal.

 

 

Cortar la corbata y la liga.

No estamos en contra del símbolo si al novio o la novia le apetece hacerlo para regalárselo a alguien, o como tradición familiar.

El problema en cuestión es hacerlo para ‘sacar’ más dinero a los invitados, ‘vendiendo’ los trozos de estos cortes.

Terrible y hortera.

 

 

Bailes con coreografía.

Pero con coreografía de la mala.

Ninguno somos -normalmente- bailarines profesionales.

Hay que saber dónde se está.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest, Pixabay

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *