Conviértete en una novia de cuento

Siempre hablamos de la necesidad de que cada mujer conserve su propia personalidad y sus gustos en materia de moda y belleza el día de su boda, por lo que por lo general, nos referimos a esas mujeres que quieren ser novias diferentes y huyen de los vestidos de corte princesa, que no quieren llevar velo y que no se les ocurriría ponerse unos zapatos en blanco. Pero si realmente todas Nosotras debemos ser como somos en todo momento en esta cita tan especial, ¿qué pasa si realmente lo que queremos es sentirnos como las protagonistas de un cuento de hadas sin igual? Se trata de que cada una hagamos lo que en el fondo de nuestro corazón más nos apetece. Por ello, este post va dedicado a las novias que quieren ser princesas por un día y quieren saber cómo conseguirlo.

Por una parte, tenemos que tener claro que lo más importante, más allá de complementos, adornos o maquillajes, es el vestido. Por ello, para formar parte de una historia romántica, el traje de novia tiene que ser pomposo, abullonado, con una gran falda precedida de una bonita cola, o simplemente con un buen cancán que le dé el volumen deseado. En cuanto a los tejidos, hemos de dar la bienvenida a los encajes, el plumeti, la seda… Nada es demasiado para sentirnos auténticas princesas.

No deberemos romper la armonía cromática, por lo que no será el momento indicado para apostar por un calzado colorido, sino quedarnos en unos bonitos peeptoes en blanco roto, por ejemplo. También será la oportunidad ideal para apostar por una tiara para el cabello, por un consistente velo que nos cubra el rostro en la ceremonia, o por un romántico ramo de rosas blancas. Ser las protagonistas de nuestro propio cuento de hadas es más sencillo de lo que pensamos.

Imagen: Jjs House

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *