Consigue que nadie se entrometa en la organización de tu boda

Uno de los momentos más bonitos y especiales de la vida de una pareja, es el de su boda.

 

 

Es obvio que en pleno siglo XXI no es algo necesario, ni obligatorio, ni todas las parejas tienen por qué dar el paso. Sin embargo, sí es cierto que para muchas personas, la decisión del matrimonio es algo muy bonito y especial, y es muy importante respetarlo. Si es vuestro caso y os vais a casar, tenéis que tener en cuenta que desde que tomáis la decisión hasta que llega el gran día, habrá muchas cosas que preparar y organizar, y es importante que seáis fuertes para que nadie se entrometa -demasiado- en la organización del Día B.

Os enseñamos a discernir entre quién sí, quién no y de qué manera.

  • Comentarios o críticas constructivas. No todo estará a gusto de todos, y será alguna amiga, alguna madre, algún compañero, otro amigo… quien os diga a algo relativo a la organización que no os haga necesariamente mucha gracia. Sin embargo, si es algo constructivo que os puede ayudar, no hay por qué ofenderse. El problema llegará si se meten sistemáticamente donde nadie les llama.
  • Un cerco en vuestra organización. Si alguien mete demasiado las narices donde no le llaman, simplemente establece un muro en este sentido. Los preparativos os conciernen a tu pareja y a ti, que al fin y al cabo sois los que os casáis, los que pagáis y los que vais a dar la cara con el resto de invitados.
  • Educación y mano izquierda. Esto quiere decir que a pesar de las peticiones, las exigencias y las intervenciones de mucha gente, no pierdas la sonrisa, ni la buena educación, ni las ganas de agradar. Simplemente, ‘torea’, capea el temporal y sé consciente de que ese día, quienes mandáis sois tú y la persona con quien te vas a casar.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *