Cómo ser la invitada perfecta pasando de convencionalismos

En una boda, los novios son los protagonistas, pero también tienen un papel muy especial los invitados.

Al fin y al cabo, sin ellos no habría un enlace matrimonial con testigos y personas con cariño, así que es muy recomendable que tengamos en cuenta todo aquello que debemos hacer por ellos si nos casamos.

Sin embargo, en esta ocasión hablamos del concepto ‘invitada perfecta’ y de esa supuesta presión que existe para ir guapa y estupenda a una boda.

Hay que dejar a un lado los convencionalismos sociales para ser realmente la invitada que deseamos ser, a pesar de lo que digan los demás.

 

 

  • Ponte lo que quieras. Es así, pasa olímpicamente de protocolos, de largos y de cortos, ponte el vestido o el traje que más te favorece cuando te miras al espejo. Puede que los demás piensen que no te queda bien, pero si tú te sientes segura y elegante, no hay absolutamente nada más que hablar.
  • No te pongas lo que no quieras. Parece muy evidente, pero si todas las invitadas van a ir con tocado o pamela y tú no te ves con ella, o directamente, te sientes incómoda, pasa del asunto. Una boda es muy larga, y serán demasiadas horas llevando en la cabeza algo que desde luego no te apetece llevar. Que digan lo que quieran.
  • ¿Tacones? Únicamente llévalos si estás acostumbrada, o si te hace ilusión. No lo hagas porque sea una boda, o porque haya que llevarlos sí o sí. Es evidente que estilizan y que quedan bien te pongas lo que te pongas, pero si no son de tu estilo o de tu propio convencimiento personal, entonces no sufras a lo tonto.
  • Actitud. Pero sobre todo disfruta, pásalo en grande, que siendo invitada también se puede vivir un día bonito poniéndote lo que más te apetezca.

Imágenes: Pinterest, Society19

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *