Cómo ponerte una corona en el día de tu boda

Muchas mujeres quieren sentirse absolutas reinas en uno de los días más especiales de su vida: el momento del sí, quiero.

Aunque hemos dicho muchas veces que una boda no tiene por qué cambiarte la vida y que desde luego no hay que obsesionarse con el matrimonio, sí estamos de acuerdo en que ya que organizamos todo este “percal”, hay que disfrutarlo en todos los aspectos, desde pasarlo en grande con familia y amigos, hasta vivir el cuento de hadas en pareja.

Pero también hablamos del asunto estilístico, de disfrutar de un día en el que las novias pueden lucir sus mejores galas. Tanto, que pueden ser auténticas reinas o princesas en su boda.

 

 

Te damos una serie de claves o consejos para que te pongas una corona en el día de tu boda.

  • Una corona de flores frescas. O al menos, que tengan apariencia de flores frescas, que sean grandes y lo más naturales posibles. Esto te ayudará a ser una especie de reina de la naturaleza en el día de tu boda. Sin duda es una apuesta fuerte y personal para el día de tu boda, pero puede quedarte de maravilla.
  • Una corona al estilo bohemio o hippieSuelen ser flores mucho más discretas, tal vez únicamente blancas, ligeramente más pequeñas, y unidas por un hilo apenas perceptible. A diferencia de la corona de grandes flores, va sobre la frente, como hacían los antiguos bohemios de hace varias décadas. Ideales para novias livianas que se casan en la playa.
  • Una corona de auténtica reina. En tonalidades doradas, para no pasar desapercibida y para estar verdaderamente coronada. Escoge una que no se mueva para que no estés incómoda.
  • Una corona con velo. Puedes llevarla en lo alto de la cabeza, justo en la parte trasera, para que de ella nazca un espectacular velo de novia.

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *