Cómo introducir el color en tu vestido de novia

Las novias no tienen por qué ser hadas livianas que únicamente van de blanco. Podemos ponernos color en nuestra boda ¿Por qué no?

Al fin y al cabo, es nuestra boda, es el mejor momento para decidir lo que verdaderamente nos apetece y queremos. Por eso, en este caso hablamos de cómo introducir el color en nuestro traje de novia.

 

 

  • Aplicaciones doradas. Si no te atreves a poner un grandísimo color en tu traje de novia porque te da miedo que deje de ser armónico todo el look nupcial, entonces es el momento de poner pequeñas aplicaciones para resaltar. Por ejemplo, se nos ocurren unas hombreras con un toque dorado, unos zapatos del mismo color…
  • Un toque en rosa. Es un color súper femenino y creemos que puede quedar fenomenal en tu ramo de novia, una manera de complementar el vestido y que quede precioso. También puedes incluirlo en un lazo en la cintura, en el tocado para el cabello…
  • Un vestido completamente de color. Si te apetece ser una novia lejos de lo que se entiende como novia tradicional, piensa en un vestido de color rosa palo, champán, beige… Es una manera de mantener las tonalidades que se suelen esperar de una novia, pero en el sentido más tradicional de la situación.
  • Velo bonito. Con bordados en dorado, con aplicaciones en azul o rosa, amarillo… ¿Quién dijo que los velos de novia tenían que ser aburridos y blancos, todos ellos? Puedes establecer el color gracias a este tipo de tonalidades en uno de los complementos que desde luego te convertirán en una novia: un buen velo.
  • Zapatos con bonitas tonalidades. Otra manera de establecer el color -y por cierto, la forma más discreta de hacerlo- es con el calzado. Elige el color que más te guste y atrévete con ello.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *