Bodas y tabaco ¿Problema a la vista?

La Ley Antitabaco, instaurada en España desde el pasado 2 de enero, ha hecho que muchos eventos, como las bodas, se conviertan en un problema para los fumadores. Sin embargo, aunque es difícil, existen algunos trucos para lograr que tanto fumadores como no se sientan a gusto.

Los fumadores lo tienen difícil para disfrutar de sus cigarrillos, puros o pipas fuera de su casa o de la estricta calle en España. Desde el pasado 2 de enero se instauró en el país la Ley Antitabaco, que prohíbe fumar en sitios cerrados y públicos. Esto hace que muchas reuniones sociales se hagan difíciles para los adictos.

Bodabook, un portal español especializado en la organización de bodas de alto nivel, advierte de un dato que muchas veces se pasa por alto: si la boda se celebra en una carpa descubierta por dos lados, está permitido fumar. «Con unas buenas calefacciones el tema está más que solucionado», explica María José Navarro, directora general de bodabook.com.

Otra solución pueden ser los porches o terrazas de invierno, que junto a unas setas de calor pueden resultar un sitio acogedor para los fumadores. La controversia surge también en el caso de las celebraciones en propiedades privadas: «El dueño podrá dejar que los invitados fumen si es de su beneplácito», sostiene María José Navarro, «El conflicto surge si un camarero se queja, pero en este momento hay que respetarle sus derechos y podrá abandonar el lugar de trabajo habiéndole asegurado los honorarios de ese día». Siempre es aconsejable avisar al cátering.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *