3 tipos de vestidos de novia para brillar el día de tu boda

 

3 tipos diferentes de vestidos de novia que existen y son muy demandados.

¿Cuál es el tu vestido ideal?

 

Hay tantos vestidos de novias, como novias que se casan.

Puedes encontrar una gran variedad de vestidos teniendo en cuenta el tejido, el estampado, la forma, el color…

Pero todas estaremos de acuerdo en que encontrar el vestido de novia ideal es una tarea complicada.

No es una prenda que nos pongamos en nuestra vida diaria y, además, encontrar los accesorios perfectos que combinen con el vestido elegido suele llevar un largo tiempo de búsqueda.

 

Por eso, hoy te traemos 4 modelos diferentes de vestidos de novia:

 

 

Corte de sirena. 

Es un tipo de vestido que muestra la sensualidad a la novia.

Añade una curva más a la silueta femenina, aparte de el pecho, la cintura y la cadera.

Lo fundamental en esta forma de vestido es que todo se ajuste perfectamente al cuerpo, mientras que la parte de abajo es ancha y con volumen.

Queda ideal con un cuello cerrado, un escote corazón o con manga larga.

 

 

 

 

 

Este modelo destaca la silueta de reloj de arena.

Además, es mucho más cómodo que un vestido de tipo princesa a la hora de estar sentada.

Por su contra, muchas novias pueden encontrar el diseño un tanto excesivo para una boda, si estas tienen un pensamiento más tradicional o se trata de un enlace religioso. 

Aunque sea cómodo para estar sentada, no lo es tanto a la hora de bailar, ya que no puedes moverte libremente con el por su silueta ceñida.

 

 

 

Vestido de princesa.

Es el vestido clásico, con el que se imaginan todas las niñas de pequeñas al imaginarse vestidas de novia el día de su boda.

Este vestido destaca porqué marca mucho la diferencia entre el talle, muy ajustado en la cintura, y la falda, con máximo volumen en la cadera y formando un círculo sobre el suelo.

 

Puedes añadirle cola, o no, así como transparencias en el escote.

Quedan bien con manga larga o sin mangas.

Los hay con bolsillos o a los que puedes añadirle un velo para rematar el look.

Todos estos complementos encajan muy bien con el diseño de princesa, pero eso sí, siempre y cuando se sigan respetando las proporciones de la falda respecto al cuerpo del vestido.

 

 

 

 

 

Este vestido es ideal para cualquier novia que quiera compensar su silueta.

Al cubrir la cadera, ya sea ancha o estrecha,  y afinar la cintura, ayuda a crear una silueta más harmoniosa.

También, es el vestido ideal para aquellas que quieran disimular la zona de la cadera o los muslos.

 

Por contra, puede ser un vestido muy excesivo y pomposo para una mujer con proporciones pequeñas y poca altura.

¿Por qué? Pues bien, es por el hecho de que este tipo de vestido achata la figura por la gran cantidad de tejido voluminoso en la falda.

 

 

Vestido corto.

Por corto entendemos que son vestidos desde por encima de la rodilla, hasta los que únicamente dejan ver los tobillos.

Es un tipo de vestido muy escogido en bodas de ciudad o bodas civiles, aunque también llega a conquistar que simplemente no quieren vestir de largo.

Son muy demandados en verano, por su ligereza.

 

 

 

 

 

De los vestidos cortos se puede destacar, positivamente, que puedes darle varios usos, ya que se adaptan tanto al día como a la noche. 

También es muy utilizado como segundo vestido de la novia.

 

A parte de ser una silueta más similar a lo que llevamos normalmente, es la silueta más cómoda y fácil de llevar de todas.

Por contra, si quieres lucirte en tu boda y que tu vestido destaque por encima de todo, este no es tu estilo ideal.

A no ser, que le añadas una serie de complementos llamativos y unos buenos tacones, para completar el look.

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *