Trucos para que el ‘eyeliner’ no se gaste

Como ya hemos comentado en infinidad de ocasiones, muchas veces cuando queremos adquirir un producto de maquillaje concreto, nos preocupa el hecho de que este cosmético tenga una duración determinada. Ya no nos referimos al hecho de que permanezca intacto en nuestro rostro, sino a que pueda mantenerse perfecto dentro de su packing concreto, y que no tengamos que lamentar que se ha estropeado de forma estrepitosa. Por ello, siempre podemos llevar a cabo ciertos trucos o estrategias para poder conservar todo lo que compremos en cuanto al sector del maquillaje, y así nuestras inversiones no serán en vano.

Para empezar, nos estamos refiriendo en esta ocasión de forma exclusiva al eye-liner. Ese producto suele ser un componente estrella en casi todos los looks beauty que llevamos a cabo en nuestro día a día, pero muchas veces debemos renunciar a él porque se seca y deja de gustarnos. ¿Cómo evitar esto en la medida de lo posible? Para empezar, y aunque parezca una obviedad, el hecho de no cerrar correctamente los productos líquidos puede llevarnos a que dejemos de utilizarlos antes de que los hayamos aprovechado, ya que se secan y pierden su esencia. Por ello, asegurarnos de que siempre llegan al tope es algo que no debemos dejar pasar.

Por otra parte, también existe una estrategia que reside en el hecho de no dejar este tipo de maquillajes en un lugar excesivamente cálido durante los meses de verano. Podría estropearse y que cuando vayamos a utilizarlo no esté en las mejores condiciones. Por eso, es recomendable mantenerlo en un lugar de nuestra casa que sea fresco y seco al mismo tiempo. Además, también cuando esté a punto de terminarse, podemos añadirle una gomita de aceite de oliva, lo que hará que no se gaste en mucho más tiempo, y que podamos seguir utilizándolo.

Imagen: Qué bella mujer 

 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *