Tratamientos para pies: los grandes olvidados en belleza

Los pies son la parte del cuerpo que nos sostiene. Con ellos, caminamos, corremos, hacemos ejercicio etc. Por lo que deberían ser la parte del cuerpo a la que le prestáramos más atención a la hora de cuidarlos. Sobre todo, porque cada día los exponemos a todo tipo de calzados, ya sean ajustados, sandalias, chanclas, deportivas o incluso cuando vamos descalzas, nuestros pies están expuestos a todo tipo de agentes externos.

Por ello queremos darte algunos tips básicos para que tus pies luzcan perfectos, no solo estéticamente, sino también para que luzcan sanos. Aunque hay numerosos remedios caseros para eliminar las durezas, callosidades, grietas etc. Existen 4 sencillas rutinas que puedes realizar fácilmente en casa, para no tener que acudir a un centro de belleza y que ayudarán a mantener tus pies saludables.

El agua caliente con sal

Introduce un par de veces a la semana tus pies en agua caliente con sal gorda. Puedes hacerlo mientras estás cómodamente sentada en el sofá o en una silla. Si esperas al menos unos veinte minutos, el magnesio de la sal propiciará a que tus pies se relajen, sobre todo si tus jornadas de trabajo consisten en pasar mucho tiempo de pie. Puedes añadirle un poco de limón al agua, de esta forma, neutralizarás también el olor.

pies interlineado

Intercala agua fría y caliente durante la ducha

Cada dos semanas es suficiente pero, si bañas tus pies alternando agua fría y caliente cada vez que te duchas, estarás mejorando de forma considerable la circulación en tus pies. Esta combinación de temperatura favorece el riego sanguíneo en la zona y por tanto favorecerá tu bienestar general.

Utiliza a menudo la piedra pómez

Esta roca de origen volcánico la pueden encontrar en cualquier supermercado o centro de belleza. Después de la ducha, raspa suavemente con esta piedra aquellas zonas más propensas a formarse las durezas en tus pies, haciendo hincapié en los talones. Esta fórmula es esencial para mantener tus pies sanos y cuidados.

durezas final

Masajea tus pies cada noche con crema hidratante

Si masajeas tus pies todas las noches con una crema hidratante o un aceite esencial evitarás al mínimo la aparición de durezas y callos. Puedes complementar el masaje realizando después algunos ejercicios como andar de puntillas por casa, realizar movimientos circulares con los tobillos o andar simplemente descalza, así fortalecerás también tus pies todos los días. Recuerda que el bienestar del cuerpo comienza siempre por los pies.

¿Qué te han parecido estas indicaciones?

Imágenes: Google Imágenes, Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *