¿Tienes canas? Cúbrelas sin pisar la peluquería

Cubrir las canas y tener el pelo brillante también es posible en casa gracias a las nuevas coloraciones y también a unos sencillos pasos que debes seguir antes, durante y después de la aplicación del producto.

Si los tintes te parecen muy agresivos para el pelo o no te gusta el resultado, pero necesitas cubrir las canas, una buena alternativa es la coloración con la que se consigue un resultado más natural y un pelo mucho más brillante. Además, la ventaja de la coloración es que puedes hacértela tú misma en casa y obtener el mismo resultado que en la peluquería.

Lo primero que debes hacer es elegir bien el producto. En establecimientos especializados o en grandes superficies puedes encontrar diversas marcas y tonos para elegir el más adecuado. Si no lo tienes claro, pide consejo a los profesionales. Una vez hecha la elección, elige bien el día en el que quieres hacer la coloración para planificar el lavado el cabello, ya que no es conveniente lavarlo el día anterior a aplicar la coloración porque dificulta que el producto penetre bien en el cabello.

El día de la coloración, antes de aplicar el producto, es aconsejable que cepilles bien el cabello para que no esté enredado ni apelmazado y la mezcla se reparta bien y de forma homogénea por todo el pelo.

Si no eres muy hábil en la aplicación, puede que te resulte más fácil con texturas en crema, que se distribuyen mejor. No obstante, sea cual que sea la textura elegida, empieza siempre aplicando el producto por las raíces, extendiendo la mezcla hasta las puntas. Una vez finalizada la aplicación debes dejar pasar el tiempo indicado en el producto -oscila entre 15 y 30 minutos aproximadamente según la marca elegida-, para añadir un poco de agua y masajear todo el pelo para emulsionar el producto.

No hay que olvidar tampoco el tratamiento post-coloración, que suele ir incluido en los envases y que permite proteger al cabello para que no se reseque, aparte de aportarle más brillo y luminosidad. Un tratamiento que también se comercializa por separado y que puedes adquirir para aplicarlo periódicamente para matizar el color y mantener el brillo gracias a los componentes naturales que incorporan.

Por ejemplo, puedes encontrar tratamientos post-coloración de camomilla si eres rubia o de arándano si tienes el pelo pelirrojo. Para los tonos castaños, se aconseja el tratamiento post-coloración de nuez, mientras que para los cabellos negros, lo más recomendable son los productos que incorporan .

Pero, además de estas pautas, una vez realizada la coloración se deben seguir una serie de instrucciones, como utilizar un champú específico para cabellos teñidos o con coloración para proteger el pelo y la intensidad del color, evitando frotar el pelo con fuerza al lavarlo para que no se dañe, ya que el cabello con coloración o tintes es más sensible y se puede dañar muy fácilmente.

Opta por emplear también acondicionadores o mascarillas de forma periódica para hidratar el pelo y evitar que se encrespe y seguir protegiendo el color del cabello. Recuerda aplicarlas desde las raíces a las puntas. Y, el ritual de belleza del cabello, igualmente aconsejable es que dispongas de otros productos específicos para cabellos teñidos o con coloración como lacas protectoras para darle más cuerpo o fijadores de color para que la intensidad de la coloración se prolongue durante más semanas.

Y, sobre todo, recuerda, tras lavarte el pelo, no lo enrolles en la toalla. Evitarás dañarlo. Es mejor que lo seques con pequeños toques para que las cutículas del cabello se mantengan cerradas.

Autor: Eva Sereno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *