Cómo maquillarse para un look fresco y luminoso

Con un simple gloss y un suave color en nuestros párpados podemos lograr un maquillaje suave y natural para las mañanas, o impactante y sensual para las noches. Tú eliges cómo aplicártelo y cuándo lucirlo. Conseguirlo es muy fácil con los pasos que te descubrimos a continuación.

Prepara la piel

Lo primero es preparar la piel de nuestro rostro para que el cutis quede impecable y las sombras se adhieran fácilmente y duren más tiempo. Para empezar, emplea una prebase que ilumine tu rostro, como Luz Magique de  L´Oreal. Con este producto conseguirás una piel radiante y un efecto “buena cara” de manera instantánea. Pon primero unas gotas en tu mano y después aplícalo como si fuera una crema hidratante. De este modo, además de dar luz y resaltar tu tez, conseguirás igualar el tono de la piel y borrar cualquier imperfección como rojeces o granitos.

Con esta prebase, tu cutis ya está listo para que utilices la base de maquillaje. Aplícala con un pincel específico del centro del rostro hacia fuera. Con movimientos muy rápidos para lograr un acabado más natural. Para acabar, utiliza unos polvos compactos por todo el rostro con movimientos suaves.

Ojos brillantes

Para empezar, delinea tus ojos con un trazo muy fino en color negro. Hazlo tanto a ras de las pestañas inferiores como por la parte superior. Después, emplea una sombra en color vainilla metalizado por todo el párpado móvil.

Para dar profundidad a tu mirada, aplica un colorete en tonos tierras sólo por la cuenca del ojo. La clave es hacerlo con movimientos muy sutiles y delicados para que apenas resulte perceptible. Es un ligero toque para enfatizar tu mirada.

Por último, pasa una fina capa de mascarilla, pero levantando mucho las pestañas para lograr una mirada más abierta.

Añade un plus

En las mejillas no apliques ningún blush, porque el objetivo es que tu rostro desprenda luminosidad gracias a la prebase utilizada al principio. Para los labios, sólo debes ponerte varias capas de gloss transparente para no restar protagonismo a los ojos y lograr un aspecto más fresco y natural.

Un truco profesional que te animamos a que pongas en práctica es aplicar un poquito de gloss sobre los párpados. Obtendrás un resultado más impactante ideal para la noche. Aplica una pequeña cantidad de gloss sobre la mano y con la ayuda de un pincel, extiéndelo suavemente por los párpados.

Imagen: L´Oreal.

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *