¿Cuál es el set de brochas básico que deberías tener en tu neceser?

Las brochas son una de las grandes aliadas del neceser: piezas imprescindibles para aplicar el maquillaje, las brochas vienen de distintos tipos y tamaños, con sus diversos usos y funciones. Asegúrate de tener a mano un set de brochas que se ajuste a tus necesidades y preferencias de maquillaje. Te invitamos a repasar cuáles son las básicas que toda mujer de hoy en día debe tener.

En principio, deberás tener, sí o sí, una brocha adecuada para aplicar la base de maquillaje en una combinación de cerdas naturales y sintéticas, densa y redondeada, con fibras suaves. Otra brocha que utilices exclusivamente para extender los polvos, más gruesa y específica, y otra para aplicar el colorete y contornear con más precisión.

Para los ojos: dos brochas, una que sea redondeada, de pelos suaves, finos y flexible para aplicar y difuminar la sombra, y otra plana y compacta para colocar correctores y más cantidad de producto, tanto de sombras en crema como en polvo. Para el delineador también vienen pinceles ultra finos y con cerdas de pelo sintético, que permiten crear trazos precisos y lineales.

brochas

Para los labios también deberás tener una brocha especial, con fibras firmes y de punta redondeada, para aplicar y extender sin problemas la barra de labios.

Si bien cada brocha es específica, si sales de casa y no puedes andar con todas ellas encima para hacer los retoques, tendrás la posibilidad de utilizar la misma con distintos fines: por ejemplo, la brocha de ojos te puede servir para retocar los labios o bien la destinada al eyeliner para definir el contorno de labios. Así también, la brocha para difuminar sombras, bien puede ser empleada para aplicar como para extender bien el corrector.

Solo recuerda lavarlas a menudo – de ser posible, cada semana o cada quince días -, para eliminar los restos de maquillaje, de sebo y de polvo que se puedan ir acumulando. Cuando estén muy sucias, se comienza colocándolas en un poco de agua y alcohol, solo las cerdas, evitando la zona del pegamento que sujeta el mango con las cerdas.

Luego, se debe utilizar un jabón suave -puede ser champú o jabón neutro- o bien un jabón específico que se comercializan para limpiar brochas: lo ideal es utilizar un guante rugoso de silicona o cualquier superficie similar, para mojar el pelo de la brocha con agua y frotar suavemente dibujando círculos con la punta. Aclara bien después. Seca primero con una toalla y luego deja al aire, en posición horizontal.

Imágenes: expobeautymagazine.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *