Prótesis de mama Motiva Matrix: más reales a la vista y al tacto

¿Qué tipo de pecho te gustaría tener?

Esta es la pregunta que los cirujanos plásticos hacemos a nuestras pacientes cuando acuden a nuestras consultas para someterse a una intervención de aumento de mama. Escuchamos sus deseos, las estudiamos y a partir de ahí les proponemos lo que consideramos nos ofrecerá el mejor de los resultados.

La cirugía de mama trabaja con unos protocolos, materiales y procedimientos estándares, lo que no quiere decir que no esté personalizada. No todo tipo de pecho, ni por volumen, ni por forma queda bien a queda mujer y de ahí nuestra tarea de aconsejar a la mujer que acude a nosotros.

En este proceso los materiales también van adaptándose a las necesidades de la mujer actual, una mujer que trabaja, que hace deporte, activa y que desea sentirse guapa.

Las prótesis, no podía ser de otra manera, han hecho lo propio y acaban de presentarse con una nueva fórmula que combina los dos conceptos tradicionales: anatómico y redondo.

 

 

Motiva Matrix, las prótesis con las que hemos comenzado a trabajar en Dorsia, son ergonómicas; implantes que adoptan una forma redonda siendo anatómicas.

Esto se debe a que están formadas por dos tipos de gel, el gel del implante redondo, progressive gel plus, que es un gel que mantiene muy bien el polo superior de la mama, y el gel del implante ergonómico, progressive gel plus ultima, que acompaña el movimiento de la paciente. Es decir, si la paciente está de pie, el polo superior será menor, adoptando una forma anatómica y si la paciente se tumba, se volverá a llenar el polo superior, tal y como pasa con el tejido natural de la mama.

El gel del implante ergonómico es lo más parecido al tejido natural de una mama y se comporta como tal. A pesar de ser un implante redondo, el implante cambiará el punto de máxima proyección en función de la posición que adopte la paciente, lo que da un resultado armónico, tanto a la vista como al tacto.

Antes esto se conseguía llenando menos los implantes de gel, ahora se llenan al 100% con materiales de última generación. Los resultados, obviamente, son de más calidad.

También quiero destacar la aportación de estas prótesis a la seguridad, puesto que que gracias a su superfie, podemos decir que tenemos tasas de complicaciones inferiores al 1%. Además,los implantes cuentan con un microtransmisor, que permiten tener un seguimiento, en cualquier momento, de la trazabilidad del implante. Si la paciente perdiese toda la documentación del implante, no habría problema gracias a este pequeño dispositivo único en cada implante.

Estos implantes están hechos de varias capas y, como en el resto de casas comerciales, una de las capas, es una capa barrera, blue seal ,que evita que el implante sangre silicona. En el caso de estos implantes, esta capa es de color azul. Lo que permite estar seguros al 100% de que estamos implantando un dispositivo en perfectas condiciones. Al año se desechan miles de implantes gracias a esta capa azul y sólo salen al mercado las que están perfectas, si la capa no fuera de color, no habría forma de identificar un implante perfecto de uno con algún defecto de fabrica.

También aportan seguridad minimizando las zonas sensibles del implante, el sello tiene la misma capacidad de elongación que el resto de la prótesis, por lo que se evitan puntos habituales de ruptura.

Por último, un asunto que preocupa a las pacientes: la nanotexturación de la envoltura del implante Motiva permite que la cicatriz sea más pequeña.

 

 

Jordi Mir es cirujano estético en Clínicas Dorsia

 

Imágenes: Pinterest

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *