Primer o prebase de maquillaje: tu aliada para una piel perfecta

¿Tener la piel perfecta es posible? Cuando llega el verano cambiamos muchas rutinas, desde la forma de vestir hasta la forma en qué cuidamos nuestra piel o nos maquillamos. La tendencia a maquillarse es menor, ya sea por las altas temperaturas y la peor fijación del maquillaje, o porque preferimos lucir un bronceado natural. Pero nunca hay que olvidar los pasos clave para conseguir tener una piel perfecta en todo momento.

Por eso, una de las claves esenciales que no debes olvidar en verano es usar un primer o prebase de maquillaje, que hará que la piel de tu tez tenga un acabado perfecto.

¿Qué es un primer? Un primer es una prebase de maquillaje, y recibe este nombre precisamente porque se aplica antes de empezar a maquillar para preparar la piel. Debes seguir la rutina habitual de cada mañana, y justo después de tu crema de tratamiento, hidratante por ejemplo, aplicar el primer sobre la piel.

¿Cuáles son las virtudes del primer? El primer tiene la función de preparar el rostro para el maquillaje, igualando y perfeccionando la superficie de la dermis.

Lo mejor es que en verano lo puedes usar incluso para mejorar tu aspecto, y no hace falta que luego te maquilles, conseguirás el efecto “buena cara” en un abrir y cerrar de ojos, consiguiendo un look muy natural.

¿Qué tipo de primer debes elegir? Debes encontrar el primer que mejor se adapte a tu tipo de piel, ya sea por textura, color, manchas, irritaciones… Seguro que existe la tonalidad y textura perfecta para ti.

primer_make_up_forever

Nuestra gama preferida de primers es la de Make Up For Ever, de venta en grandes superficies como Sephora, nos encanta porque tiene hasta 10 versiones de producto, para que encuentres la que más se adecúa a tu tipo de piel.

  • Los iluminadores: Diseñados para pieles opacas y sin brillos, gracias a este tipo de primers conseguirán que la piel esté mucho más jugosa y con un aspecto más joven.
  • Los matificadores: Este tipo de pre bases son perfectas para las pieles grasas, ya que acaban con el exceso de sebo y los indeseados brillos. De este modo el maquillaje aguanta mucho más y además la piel adquiere un toque más mate.
  • Los correctores: Son los más conocidos y los más utilizados, sirven para corregir el tono de la piel, acaban con manchas, granitos, y rojeces.

Ahora ya lo sabes, hay un primer diseñado para ti, encuéntralo y disfruta siempre del efecto “buena cara” al instante.

Imágenes: Mujer Global, Make up For Ever

Autor: Carla Moure

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *