Pies perfectos para el verano: qué necesitas

Con la llegada de la primavera llegan también las sandalias, por lo que tendremos que tener nuestros pies a punto para el destape. Te describimos los pasos básicos para que presumas en fiestas y playas.

En invierno descuidamos mucho lo que es la hidratación, ya que estamos todo el día con los pies tapados. Por ello, nos encontramos en la primavera con unos talones que rascan y durezas que molestan y son feas. Si no te has mirado tanto los pies como debieras en la época de frío, despójate de los calcetines y empieza a prepararte para esas sandalias que ya echabas de menos.

El primer paso que hay que llevar a cabo es suavizar y dejar impecables tus pies. Para ablandarlos y relajarlos sumérgelos en la bañera con una pastilla efervescente como la de Yves-Rocher con aroma a lavanda. Luego exfolia los pies masajeándolos, mejorará también su circulación. Usa la piedra pómez o la lima para reducir las asperezas. A continuación seca los pies y cuida que las uñas sean del tamaño apropiado, si no lo son córtalas con cuidado, siempre rectas para evitar que hagan daño después.

El segundo paso, una vez están suaves, es hidratarlos bien, para lo cual podemos usar productos específicos para pies agrietados o nuestra crema hidratante de toda la vida. Una buena idea es untarlos en crema antes de ir a dormir y meterlos en calcetines de algodón como los de Sephora, especiales para esto. Por la mañana nos despertaremos con unos pies perfectos.

Por último, solo nos queda decorarlos como más nos guste. Para las uñas, hay colores pastel, la manicura francesa, uñas de fantasía o cualquier cosa que haga nuestros pies más bellos. Eso sí, antes de abordar lo superficial, se debe ser constante con la hidratación y exfoliación o en breve volveremos a tener los mismos pies de antes.

Autor: Susana Garcia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *