Cremas expertas para pieles sensibles

El estrés, el frío, las condiciones medioambientales… Todo ello afecta a tu cutis, provocando la aparición de rojeces, granitos o picores. Si tu piel es sensible y ya no sabes qué crema probar, estate muy atenta porque a continuación te damos las claves para encontrarla.

Lo principal es que la crema que elijas te ayude a calmar tu cutis y devolverle el confort que necesita. Si tu piel es intolerante, sigue leyendo y no pierdas detalle de las recomendaciones que debes seguir:

Los ingredientes justos: una de las características más importantes de las cremas específicas para pieles sensibles es la poca cantidad de ingredientes que contienen. A pesar de ser escasos, son de una gran pureza. De este modo, tu piel conseguirá tolerar mejor las composiciones ligeras, ya que reducen considerablemente su contenido graso o de siliconas.

¿Qué ingredientes elijo? Para lograr calmar los picores, la sequedad o la aparición de rojeces en tu piel, la mejor opción es apostar por fórmulas calmantes y antiinflamatorias que devuelvan a tu cutis el confort deseado. Para ello, puedes aliarte con el aloe vera, las cremas ricas en biosacáridos o el bisabolol, con propiedades suavizantes, protectoras y cicatrizantes.

De la misma manera, debes evitar todos aquellos componentes que sea reactivos para tu piel, como el alcohol, los colorantes y los conservantes. Si utilizas una crema antiarrugas, fíjate en que no contenga principios activos como el ácido glicólico, ya que en dosis elevadas puede llegar a provocar efectos indeseados en tu piel y hasta quemaduras.

Pasos imprescindibles para que funcione

Para lograr que tu crema cumpla todas sus funciones con total eficacia, es importante que seas constante al utilizar tus cosméticos. ¿Por qué? La eliminación de manchas y arrugas no se hace de la noche a la mañana. Por eso, debes tener en cuenta que la piel trabaja lentamente y los activos necesitan más tiempo para penetrar en las capas más profundas de la piel.

Para aumentar hasta el doble la eficacia de las cremas, debes saber cómo aplicarlas. Para ello, caliéntala antes entre tus manos. Extiéndela por el rostro con movimientos suaves y lentos. Practica ligeras presiones en la zona de las mejillas y pequeños golpecitos con la yema de los dedos en el contorno de ojos. ¡Funciona!

Saber elegir el envase adecuado puede garantizarnos más eficacia en los ingredientes utilizados. Existen determinados activos que se descomponen al entrar en contacto con el aire o la luz. Es el caso de los extractos de plantas, los antioxidantes y las proteínas. Por eso, es recomendable evitar las cremas en tarros y utilizar aquellas cuyo envase las protege mejor, como los tubos o envases con  pulsador.

Nuestra selección

Imagen: Diadermine, Bioderma, Plantea.

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *