Permanente de pestañas ¿Sí o no?

¿Quién no quiere lucir unas pestañas de infarto? La mirada felina es una de las más deseadas, pero a veces es difícil de conseguir, hay que tener unas pestañas largas y curvadas, cuidarlas, hidratarlas, rizarlas, y aplicarles máscara. Para que todo esto sea más sencillo, existen soluciones como la permanente de pestañas.

Unas pestañas bonitas y bien cuidadas aportan al rostro belleza y sofisticación. Tengas o no tengas unas buenas pestañas, la permanente con color de pestañas puede ser un gran aliado para ti. Si tus pestañas ya son largas y curvadas, olvídate de la máscara de pestañas, los borrones, y lúcelas siempre perfectas.

Si tus pestañas son cortas, poco pobladas, demasiado rubias o con poca curvatura, la permanente de pestañas será la perfecta solución: aporta curvatura, las alarga y da color. No es lo mismo que llevar un rimmel, ya que el color no es tan intenso, pero es mejor en cuestión de rizo y largura de las pestañas.

¿Cómo funciona la permanente de pestañas? La aplicación es sencilla y rápida: se aplica un líquido a las pestañas, se rizan y se deja actuar durante aproximadamente una hora. El efecto es inmediato, color y curvatura que darán mucha más intensidad a tu mirada. El resultado dura más o menos un mes, se recomienda repetir la aplicación aproximadamente cada 45 días.

Pros y contras del tratamiento: Como todo, hay que hacerlo en un buen centro de belleza, su precio oscilará entre los 25 y 35 euros. No olvides, que tus pestañas se pueden debilitar, ya que es lo mismo que si nos hicieramos una permanente en el cabello, pero a pequeña escala.

Si tu problema es el color, tus pestañas son demasiado claras, también puedes optar por el tinte de pestañas, su aplicación es más sencilla, solo se tardan 15 minutos y es una técnica menos invasiva.

Imagen: adictaalmakeup

Autor: Carla Moure

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *