Peinados para ir a trabajar

Si hay algo que nos preocupa a todas de una u otra manera, es nuestra imagen. El modo en el que proyectamos a los demás nuestra persona puede hacer que se establezcan lo que llamamos «primera impresión».

Si queremos que esta sea la mejor posible, y más en nuestro lugar de trabajo, entonces debemos tratar de acertar en cada una de nuestras apariciones en la oficina. A mayores del maquillaje que utilicemos cuando vayamos a trabajar, que debe ser lo más soft y natural posible, también podemos pensar en los peinados que llevar en nuestro día a día.

Lo más importante y relevante es que éstos sean cómodos y que no nos lleven demasiado tiempo. Estar guapas y a la vez, lo más confortables posible, es algo que podemos conseguir de una manera muy sencilla. Por ejemplo, puedes apostar por las coletas, que son cada vez más tendencia, y te dan múltiples posibilidades si tienes el pelo largo.

No nos referimos a la típica coleta con la que nos recogemos el pelo porque hace calor o porque nos molesta la melena, sino aquellas que llevamos a cabo de manera consciente porque nos interesa que se vea que le damos importancia a nuestro cabello. Así, puedes apostar por una que esté con un efecto despeinado de lo más chic y elegante. Por otra parte, también podemos recogernos el pelo en un moño bailarina, ayudadas por un molde que haga que lo tengamos de lo más alto y a la vez bonito, que combinará además con cualquier tipo de estilismo que escojamos.

Si nos apetece estar más arregladas en un momento determinado, o después de trabajar tenemos una cita o evento especial, podemos apostar por unas ondas con nuestras planchas, que queden naturales pero elegantes al mismo tiempo. Recoge uno de tus mechones a partir de una trencita, ¡y triunfarás!

Imagen: El look de las famosas

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *