Las pantallas de ordenador y móvil aceleran el envejecimiento de la piel

El envejecimiento prematuro de la piel es un tema que a muchas personas preocupa en mayor o menor grado. A nadie le satisface tener la piel más envejecida de lo normal por su edad, y si había factores que hasta ahora sabíamos que lo aceleraban, como el tabaco, el sol y la polución, ahora se le añaden más: las pantallas de ordenador y del móvil, o lo que se ha llamado computer face. Entonces, ¿qué le sucede a tu piel cuando la expones ante las pantallas de estos aparatos tecnológicos? ¿Qué riesgos puede sufrir nuestra piel?

La exposición prolongada y durante mucho tiempo puede envejecer tu piel, sobretodo en cuánto a la aparición de manchas, piel deshidratada, puntos blancos inflamados o irritados  o empeoramiento del acné. La buena noticia es que lo hace más lentamente que la exposición solar o los radicales libres provocados por el tabaco.

mujer_movio

¿Quiénes están más expuestos al envejecimiento prematuro?

Básicamente todas aquellas personas que trabajan ante un ordenador durante 8 horas diarias, o los que trabajan delante de cámaras por profesión, como las bloggers. Este es el caso de Mehreen Baig, una blogger británica que quiso hacer un experimento: Durante una temporada tenía que hacerse más de 30 selfies al día y después solicitar un análisis de la calidad de su piel para ver las consecuencias de la luz visible de alta energía (HEV). Lo resultados del dermatólogo indicaron que efectivamente, la piel de la blogger se veía perjudicada por la acción de la luz visible.  Estos daños se manifestaron en forma de manchas oscuras y pecas. En definitiva, la exposición a la luz azul durante mucho tiempo es perjudicial para la piel.

Mehreen Biag Skin Damage Selfie

¿Cómo puedo evitar las consecuencias de la exposición?

  • Reducir la exposición de tu piel a las pantallas o si no es factible, bajar luminosidad de tu pantalla o intentar mantenerte alejada de ella como mínimo a una distancia de 50cm.
  • Aplicar una rutina cada mañana que incluya la utilización de cremas con antioxidantes y vitaminas naturales que neutralicen los radicales libres negativos.
  • Beber de 2 a 3 tazas al día de té verde, gran fuente antioxidante.
  • Incluir verduras, hortalizas y frutas en tu alimentación.
  • Limpieza facial cada las noches.
  • Exfoliar y aplicar mascarilla una vez por semana.

Imágenes: Pinterest

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *