Objetivo: Cómo neutralizar el envejecimiento

Combatir el paso de los años sobre la salud o nuestra apariencia física es el objetivo principal de numerosos estudios, análisis clínicos y productos que ya se encuentran en el mercado. No obstante, y a pesar del esfuerzo invertido, la meta es muy ambiciosa: llegar a neutralizar el envejecimiento cutáneo.

Es posible que pasadas algunas décadas nos encontremos cerca, pero, de momento, seguimos investigando, centrados en esos famosos elementos de los que tanto se hablan en las revistas y medios especializados: los radicales libres.

Durante el envejecimiento observamos una serie de cambios en la piel, que van desde el adelgazamiento de la misma a la consiguiente pérdida de elasticidad. Son signos visibles. Sin embargo, desconocemos el proceso interno de hacernos mayores en lo que a este gran tejido se refiere, y es en este proceso donde se va produciendo la llamada muerte celular, debida, precisamente, a esos radicales libres, antes mencionados.

envejecimiento

Tiene sentido por tanto, que apliquemos soluciones terapéuticas que tengan como finalidad neutralizar los radicales libres así como aportar mayor soporte a la matriz dérmica en aras a una mejora y retardo del proceso de envejecimiento. Las investigaciones científicas han puesto de manifiesto que una de las células más importantes de la piel, el fibroblasto, comienza a disminuir su actividad y con ella la de la síntesis de principios tan importantes para la piel como el ácido hialurónico, responsable entre otras cosas, del entramado de la misma.

Conscientes de la importancia de la reposición del ácido hialurónico, los laboratorios científicos han conseguido desarrollar fórmulas muy innovadoras que, aplicadas en la dermis de nuestros pacientes, consiguen una mejora inmediata, en una primera fase, contribuyendo después al retardo de la curva del envejecimiento mediante su infiltración continuada. Estos preparados, que bien podríamos llamar micronutrientes, contienen elevadas concentraciones de ácido hialurónico lineal, vitaminas, aminoácidos, minerales, coenzimas y ácidos nucleicos.

La principal función del ácido hialurónico es la de hidratar la piel además de inducir la estimulación del fibroblasto y consecuentemente la aparición de nuevo colágeno.

Por otro lado, las vitaminas ejercen un importante papel antioxidante. Entre ellas, las del grupo B ayudan a mejorar la elasticidad de la piel, la C, D y E están más relacionadas con el estrés oxidativo y la A implicada principalmente en la renovación celular. Finalmente los minerales , coenzimas y ácidos nucleicos se hacen indispensables para mejorar la estructura de la piel en un intento de recuperar su arquitectura.

Como hemos indicado anteriormente, estos micronutrientes son inyectados en la dermis mediante una técnica sencilla, rápida, poco agresiva y compatible con otras, como las relacionadas con la reposición volumétrica, tratamiento de las arrugas de expresión o láser. Los tratamientos no suelen demorarse más de 30 minutos y no precisan el uso de anestesia tópica, aunque si el paciente lo desea podemos aplicarla.La infiltración se realiza mediante nappage, técnicas de retrotrazado o punto a punto según el criterio médico y la zona a tratar.

Los efectos secundarios están relacionados principalmente con el enrojecimiento de la piel tratada y la presencia de pequeños hematomas que se resolverán espontáneamente.

Lo ideal es hacer un tratamiento de choque que generalmente consiste en realizar 3-4 sesiones espaciadas 7-15 días según el grado de envejecimiento del paciente y posteriormente espaciarlas cada 3-4 semanas como tratamiento de mantenimiento.

sergio_fernandez_web

Dr. Sergio Fdez. Especialista en Medicina Antiaging. Médico estético y experto en Nutrición en Clínicas Dorsia

 

 

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *