¿Nos apuntamos al fitness facial?

En la cara tenemos 57 músculos, y normalmente no los trabajamos. Nos pasamos el día haciendo fitness para los brazos, el abdomen o las piernas, pero luego nos quejamos del descolgamiento que parece haberse instalado en el rostro. Pues bien, estos músculos también se pueden ejercitar, de forma que el rostro se mantenga firme y con un aspecto más joven durante mucho más tiempo.

No debemos equivocarnos. Esta no es la panacea para dejar de usar cremas y de cuidarnos. Simplemente es un complemento más que nos puede ayudar, y mucho, a evitar esas molestas arruguitas. Los efectos tanto se verán a largo como a corto plazo, ya que junto con los ejercicios, en muchas ocasiones se realizan masajes y estiramientos. Notarás la relajación de los músculos faciales y el trabajo que has hecho con ellos.

Este fitness facial cuenta con muchos movimientos. Para que conozcas algún ejemplo, uno de ellos es el de poner un puños bajo la mandíbula, presionando hacia arriba, al mismo tiempo que tratamos de abrir la boca. Con esto trabajaremos la definición de la línea de la mandíbula, que con la edad se descuelga. Pero no solo se trata de ejercicios, sino que en ocasiones también se trata de realizar masajes, como el de la frente, con los nudillos y de dentro afuera.

Todos estos detalles tienen muchas ventajas, como la de retrasar los signos del envejecimiento. También pueden ayudarnos a combatir el estrés con el masaje facial, activan la circulación del rostro, por lo que los cosméticos actúan mejor, y fortalece los músculos del rostro, por lo que evitaremos la temida flacidez que nos hace parecer mayores.

Hoy en día es posible aprender a realizar estos movimientos con tutoriales, pero también hay centros especializados en los que te enseñan, tendiendo en cuenta tu edad y tus características físicas.

Imagen: Loreal

Autor: Susana Garcia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *